8.11.05

Cuatro minutos de Iñaki

El estreno la pasada noche de la cadena "Cuatro" no pudo ser más revelador. En apenas cinco minutos de emisión, Iñaki Gabilondo quiso dejar claras dos cosas: Que su informativo no será imparcial, y que el gobierno está a su servicio.

Lo de que su informativo no será imparcial no es una opinión subjetiva, es algo que reconoció él mismo al inicio. En palabras propias del nuevo presentador de la segunda edición del informativo de Cuatro:

En la delgada línea entre la información y la opinión hay territorio para una mirada personal. Será mi particular mirada sobre la realidad, y los formatos serán algo diferentes


Que es tanto como decir que si los informativos radiofónicos eran ya un sector en el que era imposible discernir la verdad, ahora la manipulación salta de un modo frontal y reconocido a la televisión.

Hay algo sobre lo que debemos reflexionar. Sabemos que las televisiones tienen dueños, y esos dueños, intereses. Y que es posible que en base a esos intereses, los dueños de las televisiones puedan manipular, sesgar o influír de alguna manera en la información que deberían dar sus informativos. Lo que no tenían, hasta ahora, es la desvergüenza de reconocerlo. Una cosa es que se mienta a los ciudadanos y otra que se les diga claramente que lo que oirán no es la verdad, sino "su" verdad. Y que lo llamen informativo. Peligroso precedente éste para la salud de la televisión en España.

Y por si ésto ya no fuera poco, mantuvo en señor Gabilondo a la Ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, como si de una corresponsal más de la nueva cadena de Polanco se tratase. Al conectar con la zona en la que se produjo el accidente con la plataforma, no apareció un periodista entrevistando a los responsbles y haciendo su crónica. No. Apareció la propia Ministra, sólo ella, con pinganillo y micrófono de Cuatro en mano, relatando los hechos como si estuviera a sueldo. Para más Inri, Gabilondo no dudó en cortarla mientras hablaba para continuar con otros asuntos. Parecía que la Ministra tendría que desmontar los focos y el resto del equipo para viajar de nuevo en la unidad móvil hasta Madrid.

Mucha consideración me parece a mí para ser una televisión con únicamente cinco minutos de vida.

No hay comentarios: