2.7.07

Diez años de Ortega Lara y Miguel Ángel Blanco

Ayer se cumplieron diez años de la liberación de José Antonio Ortega Lara, el funcionario de prisiones secuestrado por ETA que pasó 532 días de su vida en un zulo de 3,5 metros cuadrados porque la banda terrorista trataba de chantajear al gobierno de España para que el Estado modificase su política penitenciaria. La firmeza del gobierno prolongó este secuestro, y la actuación de las fuerzas de seguridad le puso fin. Los terroristas vascos reaccionaron secuestrando a Miguel Ángel Blanco sólo una semana después, planteando un nuevo chantaje con 48 horas de plazo. Tampoco en esta ocasión el gobierno rindió al Estado y Miguel Ángel Blanco, el concejal de Ermua, fue asesinado por el sanguinario Francisco Javier García Gaztelu, Txapote.

En el año en el que ETA asesinaba a 12 personas, los ciudadanos se unieron en torno a Ermua para exigir a ETA su inmediata disolución y al gobierno mano dura con quien no permite la discrepancia so pena de ser secuestrado, asesinado o ambos. En esos momentos aciagos nadie levantó la voz para proponer que se cediera, que se acercasen los presos al País Vasco, que se hiciese lo que pedían los asesinos para evitar que Miguel Ángel muriese. Nadie dijo que lo más importante era evitar una muerte, a pesar de la sangría que provocaban los radicales e inhumanos. Nadie lo hizo porque toda España tuvo claro que con terroristas no se puede negociar, porque la exigencia de un día se multiplica al día siguiente si se ha conseguido la anterior. La ambición de los terroristas no tiene fin.

Por eso a quienes se dirigían las exigencias de los ciudadanos en los meses de cautiverio de Ortega Lara y en las horas de respiración contenida por Miguel Ángel Blanco, era a sus secuestradores, a quienes vulneraban los derechos de dos personas y a quienes amenazaban su vida para chantajear al conjunto de los españoles. A ellos, a los únicos responsables de la situación, se dirigían todas las miradas y todas las voces para reclamar justicia y libertad.

De la condena de ETA, del desprecio y de la rabia por la impotencia ante el comportamiento abyecto de los terroristas, nació ese espíritu que se llamó de Ermua y que pretendía, desde la calle, iluminar el camino que las Administraciones del Estado debían seguir. Legislar contra los terroristas, dirigir la lucha contra ellos, investigar, juzgar y condenar efectivamente. Ahogarlos económicamente y perseguirlos en todos los frentes. La repulsa social ya era un hecho, y suponía un paso decisivo.

Los españoles estuvieron unidos cuando vieron a Ortega Lara desorientado, con barba y una delgadez extrema fruto de la tortura a la que fue sometido, y explotaron esa unión en la calle. Una unión contra ETA, para su derrota inmediata, con todas las armas del Estado de Derecho.

Sólo hace diez años. No podemos cambiar Ermua por Anoeta. Sería un imperdonable error.

28.6.07

Política de apaciguamiento

En 1938 se celebró la Conferencia de Munich, donde los firmantes del pacto que surgió de ella (Francia, Reino Unido, Alemania e Italia) acordaron permitir a la Alemania nazi anexionarse los Sudetes, una parte del territorio de Checoslovaquia, cuyo presidente no fue invitado a participar en las conversaciones.

Esta reunión supuso la culminación de la política exterior del entonces Primer Ministro del Reino Unido, Neville Chamberlain, conocida generalmente como política de apaciguamiento (appeasement policy), que pretendía salvaguardar la paz mundial cediendo a las exigencias expansionistas de Adolf Hitler.

A su regreso a Inglaterra tras la firma del acuerdo, trató de convencer a la ciudadanía de que cediendo en parte a las pretensiones del régimen nazi había conseguido evitar un mal mayor.

Traigo la Paz de este siglo". Neville Chamberlain.

Winston Churchill, por su parte, criticaba duramente la política antibelicista y de apaciguamiento de Chamberlain, abogando por la necesidad de fortalecer militarmente a Gran Bretaña viendo los movimientos que estaba realizando Hitler. Cuando el Primer Ministro regresó de la Conferencia de Munich, Churchill predijo:

Os han dado a elegir entre la indignidad y la guerra; habéis elegido la indignidad, pero tendréis también la guerra." Winston Churchill.

Tan solo 18 meses después de la firma del acuerdo estallaba la Segunda Guerra Mundial y la política de apaciguamiento se hundía en el descrédito. Desde entonces, Chamberlain apoyaría la política de su sucesor en el gobierno británico, el propio Churchill.

La política del Presidente Zapatero en esta legislatura ha sido, fundamentalmente, la recuperación del apaciguamiento de Chamberlain tanto ante la amenaza exterior como ante la interior. Como líder de la oposición ya abogó por retirar las tropas de Iraq para evitar que los terroristas islámicos atentasen en España. Así, en cuanto ganó las elecciones, y a pesar de las resoluciones de la ONU que pedían la colaboración de todos los países para enviar tropas a estabilizar Iraq, Zapatero retiró a nuestros soldados "en beneficio de la seguridad de los militares españoles", lo que sirvió para que líderes chiítas revocasen sus instrucciones para atentar contra las tropas de España mientras se retiraban. Ya se sabe, a enemigo que huye, puente de plata.

No pudo retirarse de Afganistán, y no puede hacerlo del Líbano por la tremenda presión de nuestros aliados, que no entienden que España falte a las obligaciones que tiene como miembro de la ONU, de la OTAN y como octava economía del mundo.

En el plano interior, un gran "proceso de paz" fue presentado por Zapatero, y pactado con los terroristas de ETA desde los tiempos en que Aznar confiaba en que el líder de la oposición le apoyaba en la estrategia de la derrota de los asesinos. Las cesiones a los que empuñan las pistolas y montan las bombas fueron constantes: se arrinconó al Partido Popular en el parlamento, se dejó de escuchar a las víctimas, se hizo caso omiso de la sentencia del Tribunal Supremo en que ilegalizaba Batasuna y no sólo permitían sus actos, sino que el PSOE se reunían con ellos con luz y taquígrafos; se paralizó de forma efectiva la ley de partidos para permitir a ANV presentarse a las elecciones, De Juana Chaos volvió al País Vasco en régimen de semi-libertad y Otegi se convirtió en intocable para la justicia. Además, el Presidente pactaba con los pistoleros sus propias declaraciones institucionales.

Hoy sabemos, además, que como sospechábamos todos, se negociaba políticamente con Navarra. ETA exigía que el PSOE se comprometiera públicamente a defender un único órgano de gobierno para ambas Comunidades, cosa que el Presidente del PNV no estuvo dispuesto a aceptar como chantaje a punta de pistola. El PSOE no sabemos qué dijo porque no informa a los españoles, pero este episodio sucedió solo un mes antes de que Zapatero nos asegurase que el proceso iba viento en popa y que el año que viene estaríamos mejor que el presente. Como es conocido, ETA colocaba una gran bomba en el aeropuerto de Barajas en ese mismo momento.

Podemos suponer, entonces, que las reivindicaciones soberanistas y anexionistas no suponían para el gobierno un impedimento para continuar negociando con ETA, como lo hizo después del asesinato de dos ciudadanos, como lo hizo durante la campaña electoral y como sospechamos que sigue haciendo en este mismo momento.

El apaciguamiento no le funcionó a Chamberlain porque supuso que Hitler se conformaría con una parte de lo que pretendía, como supone Zapatero que ETA renunciará a alguna de sus demandas históricas y que el integrismo islámico será condescendiente con un país que se posiciona de forma tibia con sus pretensiones. Hitler, sin embargo, percibió debilidad en el Primer Ministro inglés como la perciben ETA y los integristas en el español.

Rajoy, como Churchill, opta por la contundencia consciente de que, además de la indignidad y la humillación, no nos podremos librar de la guerra.

27.6.07

Zapatero decreta el fin de las guerras

Cuando Francis Fukuyama predijo "El fin de la historia" se planteaba un mundo basado en la economía y política liberales, sin lucha entre las diferentes ideologías. Lo que Fukuyama no podía imaginar es que quince años después de su popular libro, José Luís Rodríguez Zapatero, Presidente del Gobierno de España, iba a conseguir "el fin de la guerra".

La última guerra de la historia de la humanidad fue la guerra de Iraq, que para el Presidente resultó ser una guerra injusta e ilegal. Tal vez fue esa sensación de injusticia la que provocó en el mundo una reacción de paz y solidaridad global que cruzó todas las fronteras haciéndolas añicos y dibujando un gran arco iris representativo de la alianza de civilizaciones que se estaba forjando. Los hombres ya no harían guerras nunca más. El adalid de la paz, con sus hermosas palabras, había logrado la comunión de razas y culturas, dispuestas a estrecharse las manos y olvidar el pasado.

Sucede que conflictos armados sigue habiendo. En Líbano, Afganistán, Palestina, Israel y en otras muchas regiones del mundo. Pero eso ya no son guerras, aunque haya potencias enfrentadas, armas de última tecnología, ejércitos, disparos, tanques y bombas. En estos casos, según el Presidente, nos encontramos ante misiones humanitarias o misiones de paz.

Uno podría pensar que si un ejército viaja a una zona de conflicto armado en misión de paz será porque quiere establecerla allí donde no la hay, y si no hay paz será porque la zona está en guerra. Quien haga esta reflexión estará equivocado porque el Presidente ha abolido la guerra como abolió Batasuna. Es ilegal y por tanto no existe. Aunque se vea, aunque no haya cambiado, aunque siga siendo exactamente igual que el día anterior o que hace un año, el Presidente ha dicho que no hay guerras y no las hay. La abolición nominal de la guerra trata de cuajar entre los españoles.

En el momento actual, 690 militares españoles están en Afganistán, 480 en Kosovo, 200 en Bosnia y 1.100 en Líbano. Estos últimos bajo mandato de la ONU, que pretende hacer cumplir las resoluciones del Consejo de Seguridad, entre ellas la número 1701, de 11 de agosto de 2006, en la que establece que las fuerzas de las Naciones Unidas en el Líbano en las que se engloban las tropas españolas (FPNUL) deberán apoyar a las fuerzas armadas Libanesas a medida que intentan desplegarse por el sur del país, controlado por Hizbulá.

Un ejército que trata de desplegarse en una zona controlada por otro, que no pretende retirarse, es un ejército en guerra. Y por eso, cuando seis militares que forman parte de ese ejército mueren porque se les ha colocado una bomba, mueren en un acto de guerra, y ese es el reconocimiento que el país al que pertenecen debe darles, el reconocimiento a quien ha muerto jugándose la vida en una guerra que pretende restaurar la libertad y la paz en un país que carece de ellas por los intereses de muchos, que tratan de utilizarlo para su propio beneficio.

La concesión a estos militares de la Cruz al Mérito Militar con distintivo amarillo es una consecuencia del intento de abolir la guerra por la eliminación de la palabra que pretende el Presidente Zapatero. Ese distintivo no se corresponde con la misión española en Líbano como no se correspondía con la misión española en Afganistán cuando se le concedió a Idioa Rodríguez, la primera militar española muerta en zona de conflicto. Es el rojo el distintivo que se concede por las acciones en conflicto armado, y es del correspondiente reconocimiento del que les hurta el presidente, obsesionado con retorcer la semántica para tratar de conjugar sus huecas palabras con la cruda realidad.

25.6.07

Muerte en Líbano

La historia reciente del Líbano es la de un diverso y dinámico país comprometido con la superación de sus largos y penosos conflictos, pero incapaz de hacer valer su autoridad y su independencia. Ésta se produjo en 1943, y fue concedida por el protectorado francés surgido de la Segunda Guerra Mundial. 15 años de guerra civil, 30 de ocupación siria, varios de terrorismo chií y numerosos asesinatos de dirigentes políticos empañan las primeras elecciones legislativas sin interferencia extranjera desde el fin de la guerra, que se produjeron tras el magnicidio del Primer Ministro Hariri y la retirada de las tropas sirias de abril de 2005, que fue precedida a su vez de unas importantes protestas del pueblo libanés y la resolución 1559 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en la que instaba al ejército sirio a volver a su país.

Han sido muchos los asesinatos de dirigentes políticos que defendían la libertad y la independencia del Líbano frente a los oscuros intereses de unos y otros. La mayoría de la población libanesa es musulmana chií, lo que no se ve con muy buenos ojos en los países árabes vecinos, que son sunníes. Chií es también la organización terrorista Hizbulá, que controla un tercio del territorio libanés y está dirigida fundamentalmente por Irán (chií y no árabe) y en menor medida por Siria; no en vano fue fundada en el proceso revolucionario iraní que depuso al Sha de Persia en 1979 y convirtió al país en República Islámica.

Los ayatolás iraníes despiertan desconfianza en el mundo árabe, que no ven con buenos ojos el modelo de Hizbulá, en parte por el temor de que cuaje en sus países y sus minorías chiíes les supongan un incómodo inconveniente demandando mayores cuotas de poder. Así, por ejemplo, en Arabia Saudí se consideró que colaborar con Hizbulá era contrario a la Sharia.

Los 65 millones de habitantes de Irán y los 20 de Siria son demasiados para los menos de cuatro que conforman el Líbano. Es por la diferencia de tamaño e influencia por lo que es extraordinariamente costoso para los libaneses sacudirse las injerencias extranjeras y decidir sobre su futuro. La financiación externa que recibe Hizbulá le permite, entre otras muchas cosas, repartir unos cinco millones de dólares diarios en ayudas a los afectados. Sus armas y militantes no permiten ocupar al legítimo ejército libanés más que dos tercios de su propio territorio.

Cuando en abril de 2006 Hizbulá secuestra a dos soldados israelíes, provoca el enésimo conflicto que tiene como escenario el frágil suelo libanés. La resolución 1701 de Naciones Unidas llama a desarmar a Hizbulá, cosa que de momento parece lejos de conseguirse por parte de la FPNUL, que es la misión de los cascos azules de las Naciones Unidas para el Líbano, heredera de la antigua FINUL, la misión de la ONU que más bajas ha contabilizado (257).

La actual guerra en el Líbano no es una guerra religiosa entre musulmanes y cristianos ni entre pro-occidentales y antiamericanos, sino que supone una guerra por la libertad y la independencia de un país acosado por injerencias extranjeras que pretenden subvertir la soberanía del pueblo libanés para sustituirla por el férreo control de regímenes autoritarios y teocráticos.

En el complejo mapa geopolítico de oriente próximo, Líbano juega un papel destacado porque su derrota supondría una victoria más de Irán, el fortalecimiento de Hizbulá, probablemente la exportación de esta organización terrorista a otros países con minorías chiíes, y finalmente la amenaza a Israel y Estados Unidos cuando consiga el potencial nuclear que persigue y que ya tienen el propio Israel, Pakistán e India.

Lamentablemente Hizbulá no es la única organización terrorista presente en la zona. Al Qaeda y Al Fatá al Islam, vinculada a la anterior, también tienen sus propios intereses en la región.

Es en la defensa de la libertad en el contexto en el que seis militares españoles trabajaban hasta ayer, cuando unos cincuenta kilos de explosivos acababan con su misión y su vida, dejando, además, a dos paracaidistas heridos. La autoría de este salvaje atentado todavía no está clara, pero la condena de Hizbulá y el ofrecimiento de colaboración del régimen de Teherán sugieren como responsables al grupo Al Fatá al Islam, que ya asesinó a dos miembros de la Cruz Roja hace unos días.

La guerra del Líbano debe unir a la comunidad internacional, debe hacer que la ONU se involucre aún más y sea más específica en el modo en que pretende desarmar a Hizbulá y acabar con el terrorismo para devolver al Líbano lo que pretenden arrebatarle con tanto sufrimiento.

21.6.07

Israel en el polvorín

Existe la creencia asentada en muchas personas, especialmente en la izquierda, de que Palestina es un Estado con una tradición histórica envidiable que se ha visto abruptamente interrumpida con alguna suerte de invasión judía para imponer unilateralmente un Estado sionista que nada, o casi nada, tiene que ver con la tierra de los árabes, lo cual es absolutamente falso.

No está de más hacer un breve repaso por la historia de los territorios en liza porque nos permite tomar los conflictos presentes con la perspectiva necesaria para formarnos una opinión tanto de las motivaciones como de la legitimidad de unos y otros y, por lo tanto, de la orientación que debería tomar la solución.

El lugar donde hoy se sitúa el Estado de Israel fue cuna tanto de la religión judía como de las primeras ciudades del mundo, en pleno neolítico. 1300 años antes de Cristo numerosas tribus hebreas, descendientes de Jacob y Abraham, se situaban en la ribera del río Jordán, y sobre el 1000 antes de Cristo se formaron dos estados confederados: el reino de Israel y el reino de Judá. Los judíos fueron expulsados de su tierra bajo el Imperio romano, tras varios periodos de independencia, y la tierra de Israel pasó a denominarse "Palestina", gracias a los filisteos.

Los judíos de la diáspora ansiaron regresar a su tierra, lo que intentaron en varias ocasiones, produciéndose oleadas migratorias, como las de 1209-1211, 1258, o 1266.

En el 639 después de Cristo, los árabes conquistaron el territorio, imponiendo un estado islámico que, en formas diversas, duró hasta 1516 siendo interrumpido solamente por el establecimiento del Reino de Jerusalén durante las cruzadas. Al año siguiente fue anexionado por el Imperio otomano, que duró hasta 1917. La comunidad judía, durante todo ese tiempo, permaneció de una forma muy reducida en tierra palestina. Entre 1881 y 1896, en Jerusalén, la población judía pasó de representar un simbólico 5% del total a convertirse en mayoría absoluta en la ciudad, construyendo barrios de viviendas a las afueras del casco antiguo. Este aumento se debió, fundamentalmente, a las persecuciones de los judíos en Europa.

A principios del siglo XX, con el surgimiento del sionismo, se produjeron numerosas emigraciones de judíos a Israel, que fundaron el primer kibutz. Compraron tierras y comenzaron con la agricultura.

Tras la primera guerra mundial, la caída del imperio Otomano y la administración de la tierra Palestina por parte del Reino Unido por mandato de la Sociedad de Naciones, se produjeron nuevas oleadas de inmigración de judíos en la disputada tierra, creciendo la tensión que siempre había existido entre éstos y los árabes. Con el avance del nazismo en Europa, se provoca una nueva oleada de emigración a Israel (aliyá). Sin embargo, la idea británica de principios de siglo de fundar dos estados en tierra palestina se diluye durante la Segunda Guerra Mundial, cuando se prohíbe a los judíos establecerse en Palestina.

Al término de esta guerra, la recientemente creada Organización de Naciones Unidas establece un plan para repartir la tierra palestina entre árabes y judíos. El 14 de mayo de 1948 se proclama el Estado de Israel, a pesar de que la Liga Árabe no había aceptado la resolución de la ONU, con lo que al día siguiente los cinco países árabes vecinos declaran la guerra y tratan de invadir Israel, fracasando hasta tal punto que los hebreos consiguen un 26% de territorio adicional. Después vendrían las guerras de Suez, y la guerra de los seis días, donde conquistarían Cisjordania y los Altos del Golán, ocupados pero no anexionados.

El terrorismo islamista aumentó en la zona como lo hizo en el resto del mundo. Hamás fue fundada a finales de los años 80, durante la primera Intifada, creándose oficialmente su brazo armado, las Brigadas de Izzedín al-Kassam, en el año 91. La expulsión de unos cientos de militantes al sur del Líbano facilitó las relaciones de Hamás con Hezbulá, que les enseñó la técnica del atentado suicida.

Hamás no reconoció los acuerdos de Olso entre Arafat e Isaac Rabin y empezó a hacerse fuerte como alternativa a Al Fatah, a quien también trata de destruir, hasta ganar recientemente las elecciones legislativas.

El cuarteto de Madrid, es decir, la Unión Europea, la Federación Rusa, Estados Unidos y la ONU, impusieron a Hamás tres condiciones para reconocer como interlocutor al ejecutivo surgido de las elecciones legislativas palestinas. Estas condiciones le permitirían también recibir ayuda y cooperación internacionales. Estas tres razonables condiciones consistían en la renuncia de Hamás al terrorismo, el reconocimiento del Estado de Israel y el reconocimiento y respeto de los acuerdos con este estado firmados por las anteriores administraciones Palestinas.

La organización terrorista, fiel a su tradición no ha cumplido ni una sola de estas condiciones, y solo persigue la desaparición absoluta de Israel, lo que trata de conseguir a través de la actividad terrorista. Recientemente ha emprendido una campaña que se ha saldado con la conquista de la franja de Gaza y tratará de hacerse con Cisjordania, a pesar de la menor influencia que tiene en la zona.

Todas las organizaciones terroristas, de un modo u otro, acaban entablando relaciones. Hamás las tiene con Hizbulá en el Líbano, donde también opera Fatah al Islam, y ambas están fuertemente financiadas por Irán, enemigos todos ellos de Israel y por extensión del resto del mundo occidental, empezando por Estados Unidos. Coinciden en sus odios con Al-Qaeda, con lo que la red total de organizaciones terroristas con objetivos comunes es de una magnitud que no debemos ignorar.

En un mundo globalizado no se pueden estudiar los comportamientos de los países, de los gobiernos o de los terroristas de un modo aislado, porque lo que pasa en Irán afecta a España, como lo que pasa en el Líbano afecta a los Estados Unidos. Iraq, Afganistán, Pakistán o India son parte del gran polvorín en que oriente se convierte ante la pasividad de muchos occidentales, estrechos de miras, a los que los árboles no les permiten ver el bosque.

Es en este escenario en el que los países con responsables atentos a la situación deben presionar en las Naciones Unidas para tomar las medidas necesarias para garantizar la paz y la seguridad en el mundo. Urge y se puede hacer. Hagámoslo.

20.6.07

Las condiciones de Ibarretxe

El poco respeto de Ibarretxe por las normas es más que conocido. El 1 de febrero de 2005 presentó en el Congreso su proyecto de reforma del Estatuto de Autonomía del País Vasco, que fue rechazado por ser abiertamente anticonstitucional (como el catalán que sin embargo sí se admitió a trámite como comentamos en la entrada que inició este blog.)

El lehendakari es uno de estos relativistas legales que creen que sus pretensiones son más importantes que el respeto a las normas jurídicas, y un gran discípulo del Arzallus que sostenía que unos tienen que sacudir el árbol para que otros recojan las nueces. A pesar del resultado del referéndum constitucional en el País Vasco, cuando los ciudadanos de esta región refrendaron la Carta Magna con un contundente apoyo, Ibarretxe sigue pensando, y hoy nos lo ha vuelto a recordar, que existe algún problema político en el País Vasco que impide la convivencia cívica entre esta comunidad y el resto de España. Esta misma idea es la que defiende Batasuna/ETA para justificar el terrorismo.

Esta mañana, tras una reunión con el Presidente del Gobierno, Ibarretxe se ha comprometido a defender los derechos fundamentales de las personas y su seguridad, así como reconocer y dar cariño a las víctimas del terrorismo siempre y cuando el gobierno de la Nación deje de aplicar la ley que impide a los terroristas concurrir a las elecciones (cosa que por cierto ya ha hecho de facto), y garantice los derechos humanos en las cárceles, cosa que por lo visto está en tela de juicio para el gobernante regional.

Por si su apoyo a la libertad de las personas y el reconocimiento de las víctimas condicionado al fin de la ley de partidos no fuese suficiente, el gobierno vasco lleva desde 2003 sin cumplir con sus obligaciones económicas con el Estado, al que debe ya 42,7 millones de euros. Y como sin amenazas, el nacionalismo vasco se queda cojo, asegura que como no se desbloqueen las negociaciones sobre el cupo vasco en 48 horas, no apoyarán la financiación sanitaria que propondrá Zapatero en la conferencia de presidentes.

Y mientras tanto, el maltrecho pero nunca muerto proceso de paz, sigue adelante. La Fiscalía ya ha rebajado un tercio la petición de penas a los etarras confesos que están siendo juzgados en la Audiencia Nacional.

¿Cuando ETA vuelva a matar nos dirá el Presidente que el proceso está roto por enésima vez? ¿Y lo continuará como siempre?

19.6.07

Mentiras de Zapatero

El señor Rodríguez Zapatero ha improvisado una legislatura plagada de mentiras, incumplimientos y errores. Los fallos forman parte de lo que los ciudadanos pueden aceptar por parte de sus gobernantes, pero las mentiras, los incumplimientos y las ocultaciones son cosas que molestan profundamente. En esta legislatura Zapatero ha faltado en repetidas ocasiones a su palabra, lo que ha provocado que no sea considerado una persona de fiar por la oposición, las víctimas del terrorismo, los empresarios, y otros muchos colectivos de ciudadanos realmente descontentos con la enorme fragilidad de la palabra del Presidente del Gobierno de España.

Aunque la relación completa exigiría una revisión casi diaria de las hemerotecas, estos son algunos ejemplos:


  • Dijo que un gobierno presidido por él no tendría ministros que se presentasen de candidatos a Comunidades autónomas. En cuanto gobernó, Montilla, ministro de Industria, se presentó al parlamento catalán y López Aguilar, de Justicia, al canario.


  • Dijo que si ganaba las elecciones, José Bono sería su ministro del interior. En cuanto ganó situó en ese ministerio a Alonso.


  • Dijo que retiraría las tropas de Iraq si la ONU no se hacía cargo de la situación antes del 30 de junio. La ONU se hizo cargo e invitó a todos los países a colaborar con tropas. Zapatero las retiró.


  • Dijo que construiría 180.000 viviendas de protección oficial al año. El recientemente creado Ministerio de la vivienda las transformó en 180.000 "soluciones habitacionales" de entre 25 y 40 metros cuadrados. Después, la cosa quedó en 180.000 "actuaciones" para promocionar la vivienda, entre las que están la distribución de unas zapatillas para buscar piso.


  • Dijo que mantendría la política antiterrorista que se había seguido hasta entonces y que permanecería dentro del Pacto por las libertades y contra el terrorismo. Ya desde la misma firma del pacto lo vulneró reuniéndose con ETA/Batasuna, rompió el consenso con el Partido Popular, y se lanzó de forma solitaria a un proceso de negociación política con los terroristas.


  • Dijo que sería primero la paz y luego la política. La paz no llegó y negoció la política.


  • Dijo que pediría permiso al parlamento para dialogar con ETA, y negoció con los asesinos antes de obtenerlo en conversaciones en Ginebra (Suiza) y Olso (Noruega).


  • Dijo que convocaría a Miguel Sanz, presidente de Navarra, para desmentir el posible pacto sobre la Comunidad Foral. Nunca lo llamó.


  • Dijo que antes de iniciar los contactos convocaría al pacto antiterrorista y que informaría formalmente al Congreso. Días después anunció a los periodistas que iniciaba los contactos sin convocar ningún pacto.


  • Dijo que el Estado de Derecho no estaba en tregua, pero durante ocho meses no hubo detenciones (salvo las que se derivaron de las actuaciones del juez Grande Marlaska, criticado por ello) y miembros de las fuerzas de seguridad dieron un chivatazo a ETA para evitar la detención del aparato de extorsión. Además, se produjo un radical cambio de criterio de la Fiscalía que evitó que Otegi fuese a la cárcel en varias ocasiones y se concedió la prisión atenuada para De Juana Chaos.


  • Dijo que hasta que Batasuna no fuese legal no sería interlocutor válido. El socialista Patxi López se reunió con la organización ilegal poco después para dialogar.


  • Dijo que Batasuna/ETA no podría presentarse a las elecciones y no permitió que los jueces decidiesen la legalidad o ilegalidad de ANV, profundamente sospechosa de ser continuidad de la organización ilegalizada, no instando al Fiscal a hacer las investigaciones pertinentes y por tanto dejando en suspenso de facto la Ley de Partidos.


  • Dijo que el 2007 estaríamos mejor respecto al terrorismo. Al día siguiente ETA asesinaba a dos personas rompiendo el falso alto el fuego que había declarado, y terminando con tres años sin muertos.


  • Dijo que a raíz del atentado se suspendían todos los contactos con ETA. Sin embargo, ahora sabemos que siguieron hablando hasta en la propia campaña electoral.


  • Dijo que volveríamos al corazón de Europa, con el eje París-Berlín, pero no dudó en llamar "fracasada" a la canciller alemana recién elegida. Contribuyó a la campaña de Ségolène Royal al Palacio del Elíseo y ganó Sarkozy, con lo que España se distanció de Europa. Para más inri, Bono llamó "gilipollas integral" a Toni Blair, con lo que las relaciones con Inglaterra tampoco mejoraron mucho.


  • Dijo que respetaría las operaciones empresariales y promocionó la compra de Endesa por parte de Gas Natural. Los dueños de esta última (La Caixa) habían perdonado parte de la deuda que mantenía con ellos el Partido Socialista de Cataluña. Al entrar una compañía alemana en la puja, trataron por todos los medios de impedir que compitiese en igualdad, modificando la legislación y manipulando al órgano regulador. Finalmente promocionaron la compra por parte de una empresa participada por el gobierno italiano, con reuniones de Zapatero con Prodi en Ibiza incluidas. Mientras tanto, Guardia Civil y CNI vigilaban inexplicablemente al Presidente de Endesa.


  • Dijo que haría del Parlamento el centro de la vida política y que sería una legislatura de consenso. Sin embargo, ha vetado que se debatan en el Parlamento todas las propuestas del PP respecto a ETA. Tampoco puede el PP hablar sobre el 11-M ya que el gobierno ha decidido no contestar a sus preguntas.


  • Dijo que quería saber la verdad del 11-M, pero funcionarios del Ministerio del Interior falsificaron unos documentos oficiales de peritos de la policía que relacionaban el 11-M con ETA. Hoy esos funcionarios están pendientes de la apertura del juicio oral donde participarán como imputados.


  • Dijo que sería respetuoso con la actuación de las fuerzas de seguridad, y unos policías detuvieron ilegalmente a dos militantes del PP por una falsa agresión al ministro Bono. Los policías fueron condenados por detención ilegal, falsificación en documento público y coacciones. El comportamiento de la policía, según el juez, había correspondido a complacer al poder político. El delegado del gobierno en Madrid, que había declarado que "había suficientes indicios en la investigación policial" y que "habría detenciones", se vio obligado a dimitir.


  • Dijo que aceptaría el estatuto catalán que llegase del parlamento de Cataluña para desdecirse después, hacerle un sucio remiendo para darle una apariencia constitucional que no consiguió, y terminar pactándolo con Artur Mas. Ahora tiene presentados ocho recursos de inconstitucionalidad y ni al Presidente de la Generalitat en ese momento, Pascual Maragall, le parece ya que fuese oportuna la reforma.


Terminaré con una verdad de quien menos se espera:

Los españoles se merecen un gobierno que no les mienta". Alfredo Pérez Rubalcaba

18.6.07

La tercera en discordia gobernará

Fernando Puras, candidato socialista a la presidencia de Navarra, ha despejado las incógnitas anunciando que propondrá su candidatura en el parlamento foral para ser investido Presidente. Puras, con la mitad de votos que el candidato de UPN, y con algunos miles de votos menos que Nafarroa-Bai, pretende subvertir la voluntad de los ciudadanos y convertir a la tercera fuerza más votada en la que forme gobierno y lo presida.

De este modo, UPN, con más de 60.000 votos más que el futuro presidente, y con diez escaños más, quedará en la oposición, gracias al mercadeo de puestos y los cambalaches políticos de socialistas y nacionalistas, que formarán un débil gobierno sin proyecto común que no tendrá más aspiraciones que conseguir más poder que su socio. Los nacionalistas probablemente obtengan la cartera de educación para poder adoctrinar a la juventud sin injerencias indeseables, tal y como sucede en Galicia; importantes partidas presupuestarias para la promoción de la idea de Euskal Herría y la importancia de Navarra en esa entelequia; el compromiso (sin papeles públicos de por medio) de favorecer una consulta popular acerca de la anexión de la Comunidad Foral al País Vasco y la renuncia gubernamental a la españolidad de Navarra o su silencio acerca de la cuestión.

Estas concesiones se darán poco a poco, paso a paso, para que la ciudadanía estudie cada uno de los pasos de forma individual y no vea el riesgo de recorrer el camino. Y es el problema de caminar a oscuras, que el paso que se presenta como próximo puede parecer seguro, igual que el siguiente, pero sin luz que ilumine el conjunto no se tiene la perspectiva de adonde conduce el camino, con lo que tras un movimiento aparentemente seguro puede uno encontrarse al borde del precipicio y con la inercia que haga imposible dar marcha atrás.

Dijo Cicerón que "Nunca hubo hombre prudente que creyera que debía confiar en un traidor", y los movimientos para impedir que los ganadores de las elecciones gobiernen son una traición al pueblo, que en este caso está avalada por otro traidor, el Presidente del Gobierno de España, que acostumbrado como está a mentir sobre sus negociaciones con los terroristas, ve en este gobierno navarro la posibilidad de seguir en misa y repicando, es decir, negar todo contacto con ETA y no hacer cosas que puedan contrariar a los asesinos.

15.6.07

La Tercera Guerra Mundial ha comenzado

En 1992 Francis Fukuyama, politólogo americano de evidente origen japonés, publicaba el libro "El fin de la historia y el último hombre" en el que sostenía que la historia, en sentido hegeliano, había concluido ya que la lucha entre ideologías no continuaría. Nos presentaba entonces un mundo basado en la economía y política liberales, y a Estados Unidos como paradigma de la realización marxista de una sociedad sin clases.

Al año siguiente Samuel Huntington, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de Harvard, contestaba a Fukuyama en un artículo titulado "¿El choque de civilizaciones?", que posteriormente transformó en el libro "El choque de civilizaciones y la reconfiguración del orden mundial". Tanto en uno como en otro, contrapone la visión de Fukuyama a la que plantea la lucha de civilizaciones en lugar de ideologías, definiendo estas civilizaciones como culturas más o menos cerradas con sus propias tradiciones y que por su relativo hermetismo se oponen a otras civilizaciones diferentes.

Los pronósticos de Huntington para el siglo XXI no son el fin de la historia, ni la lucha entre ideologías o entre Estados-nación. La historia de nuestro siglo, según esta teoría, se caracterizará por las luchas entre naciones y grupos de naciones pertenecientes a diferentes civilizaciones.

Siguiendo las tesis de Huntington, hace cinco años, en octubre de 2002, Laurent Artur du Plessis, analista político y gran conocedor de la geopolítica mundial, escribió el libro del que hoy recojo el título para recordar su vigencia. En este completo ensayo, el argelino predijo no solo la invasión de Iraq que ocurriría al año siguiente, ni la larga posguerra y el recrudecimiento del terrorismo. Éste es sólo el inicio de lo que supondrá un conflicto a nivel mundial con todo tipo de armas, nucleares incluidas.

El 11 de septiembre de 2001 se tiró la primera piedra de esta guerra mundial. No es una guerra convencional, no es entre Estados-nación, no hay un lugar físico concreto e inequívoco al que mirar para responder y Estados Unidos ha sufrido, por primera vez, un ataque de guerra en su propio territorio. En esta guerra participan el terrorismo, los integrismos religiosos, dictaduras y Estados dirigidos en la práctica por otros. En estas condiciones es muy difícil garantizar la aplicación de las normas que se dio el mundo para tratar de hacer las guerras menos cruentas.

A pesar de que Du Plessis fija el desencadenamiento final de la guerra mundial con un ataque entre India y Pakistán, la posición actual de Irán parece que le concede el papel protagonista en este conflicto. Es conocida la posición de Ahmadineyad sobre Israel y los Estados Unidos, y tiene el potencial, la influencia y el dinero para tratar de eliminar a sus enemigos. La larga mano de la república islámica llega a todos los rincones donde los fanáticos y desviados seguidores de Mahoma se planteen combatir al infiel. Hizbulah controla una importante región del Líbano, estado marioneta que no es capaz de regir sus propios designios y que está en permanente conflicto con Israel. A esta organización, Irán le facilita millones de euros para sus actividades. También a Hamas, en Palestina, donde las recientes noticias nos informan de la toma de Gaza por parte de la organización-político terrorista. En Iraq y en Afganistán, Teherán apoya y financia a cuanto grupo aparece para defender la pureza de la ley islámica que debe imponerse.

Deberíamos tomar en serio la situación de oriente medio, donde los integrismos cada vez son más fuertes, más influyentes y están mejor financiados, porque nos amenazan a nosotros, porque Estados Unidos e Israel somos todos. Sería estúpido pensar que sus iras se circunscriben únicamente a estos dos países, porque no es a ellos, sino a la civilización occidental a la que consideran enemiga del Islam. Irán sigue incumpliendo los mandatos y las últimas oportunidades de la ONU para acatar sus resoluciones y permitir que se verifique cuál es la intención de su programa nuclear, y los estados occidentales miran hacia otro lado mientras el iluminado Ahmadineyad orienta su voluntad, sus armas y su futuro hacia la conquista de occidente, y es probable que cuando la ofensiva se desate, nos encontremos en un bando desunido, desinformado y pánfilo que propone "Alianzas de civilizaciones" siguiendo ideas, precisamente, de otro presidente iraní.

La economía de los Estados Unidos se ve afectada por el precio del petróleo, por su presencia en Iraq y Afganistán, la inflación y el desempleo. Y en esa situación, es posible que América no pueda defendernos a todos como hasta ahora. Al menos no si la dejamos sola.

14.6.07

Objeción de legalidad y de conciencia a "Educación para la ciudadanía"

La impartición a partir del curso que viene de la asignatura de Educación para la Ciudadanía ha causado una oleada de protestas por parte de asociaciones de padres, contrarios a la obligatoriedad de esta asignatura que, aseguran, se propasa en el camino por derroteros de la ética tratando de imponer a los escolares una particular visión del mundo conforme a la moral que los redactores de los contenidos de la materia consideran adecuados.

En la guía oficial del Ministerio de Educación, Educar en valores, se recomienda a los niños la lectura del cómic, "Ali Babá y los 40 maricones", un libro con imágenes zoofílicas, con incitación al sexo con menores y donde se incita a la promiscuidad indicando que "cuantos más polvos, mejor".

Sobre la paz sostiene que "la única paz posible siempre surge cuando no hay ni vencedores ni vencidos" o que "de las mil maneras de eludir el peligro, la más inteligente y mejor es salir corriendo".

Sobre la eutanasia, concede un "derecho" que ni está reconocido ni existe, que es el que las asociaciones pro-eutanasia llaman "derecho a una muerte digna". Dice la guía: "también es nuestro objetivo, acercarnos a este mundo tan desconocido para muchos como es el del enfermo terminal y el derecho que le asiste a una muerte digna" (aunque después dice que no se posicionará ni a favor ni en contra).

Estas quejas han llevado a un movimiento de objeción de conciencia a la asignatura para que los hijos de quienes protestan no cursen la asignatura desde el momento en que empiece el curso.

Podemos distinguir, dentro de este movimiento, dos tipos de objeciones. La primera de ellas es objeción de legalidad, que es la que considera que la norma dictada (la obligatoriedad de la asignatura) es contraria a otra de mayor rango.

La Declaración Universal de los Derechos humanos reconoce el derecho de los padres a escoger el tipo de educación que se dará a sus hijos.

Artículo 26. Declaración Universal de los Derechos humanos

3. Los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos."

También la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea, que se inspira en la declaración anterior, recoge este derecho:

Artículo 14. Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea.

2. Se garantizan, de acuerdo con las normas nacionales que regulen su ejercicio, la libertad de creación de centros docentes dentro del respeto de los principios democráticos, así como del derecho de los padres a asegurar la educación y la enseñanza de sus hijos conforme a sus convicciones religiosas, filosóficas y pedagógicas."

Por supuesto, la Constitución Española, norma fundamental de la legislación española, explicita el derecho de los padres a escoger la educación de los hijos.

Artículo 27. Constitución española

3. Los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones."

Como jurisprudencia, se puede citar al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que en el caso Kjeldsen, Busk Madese y Pedersen (7 diciembre, 1976) dictó que el límite que el Estado no puede sobrepasar en la determinación de los planes de estudio "viene trazado por el afán indoctrinador en contra de las convicciones de los padres, algo que un Estado en ningún caso puede intentar". En este caso, que hablaba de educación sexual, entendió que esta materia no conculcaba las convicciones morales o religiosas de los padres demandantes, "siempre que [la materia] suponga la transmisión imparcial de conocimientos".

En estos casos en los que una norma parece vulnerar otra más importante, se puede apelar a los tribunales de justicia para que determinen el ajuste o desajuste de las leyes. En el caso particular de la Educación para la Ciudadanía, sería el Tribunal Constitucional quien debería estudiar si el planteamiento de esa asignatura obligatoria se inmiscuye en la educación moral de los niños y, por lo tanto, invade competencias paternales para deducir la inconstitucionalidad de la obligación de cursarla o, por el contrario, decidir que si no vulnera el derecho paternal a escoger el tipo de enseñanza que da a sus hijos, la norma es impecablemente Constitucional.

En ambos casos, es decir, se ajuste o no se ajuste a la legalidad, cabe la posibilidad de ejercer el otro tipo de objeción, la objeción de conciencia, que aunque no se cita como tal en la Constitución, es ejercible.

La objeción de conciencia es la actitud o creencia de carácter ético, filosófico o religioso que impide a una persona desarrollar una actividad determinada, lo que se traduce en la decisión personal, frente a normas jurídicas específicas, de no acatarlas, sin perjuicio del respeto a la normativa general que rige a la sociedad de que se trate.

Este tipo de plante a la legalidad comporta, como es evidente, no pocos problemas para la estabilidad jurídica del país, pero está reconocida por el Tribunal Constitucional. En su sentencia 15/1982 de 23 de abril (FJ 6º) señala que "puede afirmarse que la objeción de conciencia es un derecho reconocido explícita e implícitamente en el ordenamiento constitucional español". También en su sentencia 53/1985 de 11 de abril (FJ 14º) dice sobre este tipo de objeción que "existe y puede ser ejercido con independencia de que se haya dictado o no tal regulación".

El debate está servido ya que, por una parte los padres deben defender la educación de sus hijos, y por la otra, la objeción de conciencia es susceptible de ser utilizada de forma abusiva para no acatar la legislación, que regula la convivencia cívica de los ciudadanos.

13.6.07

Zabaletadas

A Patxi Zabaleta, fundador de Herri Batasuna, y dirigente hasta hace poco de esa rama recientemente ilegalizada de la banda terrorista ETA, le parece que Rajoy se comporta de forma antidemocrática. Al señor Zabaleta, que militaba en Batasuna y ocupaba cargos públicos en las filas de la organización política de los terroristas que asesinaron a Gregorio Ordoñez, le parece que supone un sabotaje y que es antielectoral que el Partido Socialista pacte con Unión del Pueblo Navarro para gobernar en la Comunidad Foral.

UPN obtuvo el 42% de los votos en las recientes elecciones autonómicas, lo que le mantuvo, con diferencia, como la fuerza política más votada. En esas elecciones, Zabaleta, con su partido Aralar, acompañado por PNV, Eusko Alkartasuna y Batzarre, reunidos todos en la coalición Nafarroa-Bai, obtuvo el 23,7% de los sufragios, superando en poco más de un punto a los socialistas navarros.

Este sujeto, que no debe tener claro que el 42,2% es más que el 23,7%, opina que la intención de UPN de formar gobierno con el PSN es ir en contra de la decisión de los electores navarros. Su compañera Barkos, candidata a alcaldesa de Pamplona va un poco más allá y califica de aberrante que Rajoy pueda influir en el pacto de gobierno que se forme finalmente en Navarra.

Mientras tanto, los socialistas que en esta legislatura se han caracterizado por decir una cosa y la contraria, pues un día dicen que Navarra votó cambio, y otro que quieren gobernar con UPN. Eso sí, con su candidato, el de la tercera fuerza política en número de votos, como Presidente, gracias a la "generosidad" de los populares.

Trasladando los datos de Navarra al Congreso de los Diputados, e invirtiendo los resultados para los partidos, nos encontraríamos a un PP con 81 escaños pidiendo al PSOE, con 148, que permita a Rajoy ser presidente, por generosidad.

La hipotética respuesta del PSOE no merece mayor explicación o comentario, pero seguro que se estarían riendo toda la legislatura.

Algo no funciona en el sistema cuando los partidos políticos perdedores de unas elecciones tratan de convencer a los ciudadanos de que es antidemocrático que quienes han ganado esos comicios, con mucha diferencia, intenten formar gobierno.

12.6.07

Discriminación positiva

Thomas Sowell es un prestigioso economista norteamericano graduado en Harvard, Columbia y Chicago, que fue alumno, entre otros, de Milton Friedman. En sus muchos ensayos critica las políticas de representación paritaria y discriminación positiva. Las primeras, fundamentalmente, porque niega la "normalidad" de este tipo de representación; las segundas argumentando que se está comprobando que no cumplen con las expectativas con las que se diseñaron.

El gobierno socialista de Rodríguez Zapatero ha encabezado una batería de inciativas legislativas que han ido en contra del principio fundamental de igualdad frente a la ley recogido en nuestra Constitución. En unos casos se ha aplicado la injusta discriminación positiva, que en tanto es positiva para una parte, es necesariamente negativa para otra; en otros, el concepto de igualdad del ejecutivo no ha sido el legal, el que reconoce a todos los ciudadanos capacidad para los mismos derechos, sino el matemático que establece la equivalencia de dos cantidades o expresiones.

Dice Sowell que para muchas personas es un dogma de fe que todos somos iguales (no en derechos, sino de la misma calidad, sin diferencias) y que por lo tanto, si no hubiera discriminación, nuestros resultados serían los mismos. Es decir, habría el mismo número de mujeres que de hombres en los altos cargos, el mismo número de negros en las universidades que en la población del país, etc.

En demasiadas ocasiones nos dejamos llevar por los dogmas sociales de lo políticamente correcto que hacen impensable (y socialmente reprobable) plantear algún argumento que no encaje a la perfección en la religión de lo aceptado. Resulta llamativo cómo en este mundo laicista, relativista y cientifista, pueden imponerse este tipo de verdades absolutas sin más pruebas que el extraordinario esfuerzo de diversos grupos de personas que desean, efectivamente, que sea así.

Las políticas de cuotas discriminan por razón del concepto por el que se establece la cuota. Esto es, si se fija una cuota de mujeres en una lista electoral, se discrimina a las mujeres que por mérito y capacidad deberían pertenecer a esa lista pero no pueden acceder por estar completo el cupo femenino. Es humillante y degradante para el ser humano.

El último caso de la injusticia de las cuotas, y de lo contraproducente que puede ser en ocasiones, lo encontramos en el tinerfeño pueblo de Garachico, donde la candidatura del Partido Popular, formada íntegramente por mujeres, no pudo presentarse a las últimas elecciones municipales por tener un exceso de mujeres e incumplir la ley de igualdad efectiva entre hombres y mujeres.

En esta ley se procura que la mujer se incorpore a todos los ámbitos de la vida ciudadana a veces de forma acertada, a veces de forma innecesaria, a veces de forma forzada, muchas veces de forma injusta, y en ocasiones también con memeces como la siguiente:

Artículo 31.3. Ley de igualdad efectiva entre hombres y mujeres.
Las Administraciones públicas tendrán en cuenta
en el diseño de la ciudad, en las políticas urbanas, en la definición y ejecución del planeamiento urbanístico, la perspectiva de género, utilizando para ello, especialmente, mecanismos e instrumentos que fomenten y favorezcan la participación ciudadana y la transparencia.

En otros casos la discriminación positiva no establece cuotas, pero marca diferencias entre ciudadanos. La ley Integral de violencia de género es un ejemplo de este tipo de leyes. El texto establece que el objeto de la ley es actuar contra la violencia entre los cónyuges cuando es el hombre quien agrede a la mujer y únicamente para ella establace derechos económicos, laborales y funcionariales, entre otros.

Una ley integral que no especificase el sexo del agresor sería realmente igualitaria, porque contemplaría los casos en que es la mujer la que agrede al hombre, tanto física como psicológicamente. Esta inclusión del hombre como víctima no restaría un ápice de eficacia en la defensa de las mujeres maltratadas y eliminaría la indefensión en la que se encuentran las víctimas masculinas de la violencia doméstica.

Las experiencias analizadas en los Estados Unidos (creadores del concepto de la discriminación positiva) demuestran que los beneficios de este tipo de políticas son menores para los colectivos que se pretende favorecer, y por el contrario generan graves problemas para el conjunto de la sociedad. Además del fracaso de un número significativo de los promocionados por cuota, existen más problemas añadidos: en ocasiones las políticas desarrolladas para promocionar a un grupo frente a otro no pueden balancear la ganancia, de tal manera que solo perdiendo mucho los perjudicados pueden conseguir algo de beneficio los promocionados.

Otro inconveniente importante es social y muy grave: con estas políticas aparece la conciencia social de que las personas pertenecientes a colectivos que se han beneficiado de programas de discriminación positiva han alcanzado sus metas por estas iniciativas gubernamentales y no por mérito propio, con lo que los logros conseguidos pueden ser ignorados o despreciados.

El intento de garantizar la igualdad ante la ley deriva con estas iniciativas en injustas obligaciones de acceso o promoción para instituciones públicas y privadas, despreciando el mérito y la capacidad de las personas para ligarlas únicamente a su sexo. La vigilancia y la intransigencia con cualquier tipo de discriminación por razón de sexo debe ser preventiva y no correctiva. Evitando que suceda la discriminación, se garantiza la igualdad de oportunidades efectiva y se permite la formación de listas electorales o consejos de administración únicamente integrados por hombres o por mujeres, si esos hombres o mujeres han demostrado ser los mejores para los puestos que ocuparán.

Sin embargo, la corrección tosca y artificial de las consecuencias del problema, además de no atajarlo de raíz puede empeorar su resultado, añadiendo a la discriminación de un colectivo, la discriminación de otro o la infravaloración del mérito.

Hoy el gobierno socialista busca la paridad también en las caras de las monedas.

11.6.07

Zapatero, el jugador

Dostoyevski escribió en 1866 "El jugador", una novela basada en su pasión por la ruleta que dictó a una joven secretaria en tan solo 26 intensos días. En ella se presenta a la esposa de un general y pudiente aristócrata ruso como una anciana con mucha influencia en la familia que acude al casino profundamente escéptica con el juego pero acaba atrapada en la espiral del azar y la codicia por culpa de la cegadora fortuna inicial.

La abuela consigue ganar doce mil florines en unos pocos giros de la ruleta combinando su osada ingenuidad, su orgullosa certeza de la facilidad de ganar, su desmedido afán de conseguir más dinero y una combinación de resultados tan improbable como beneficiosa.

A pesar de los consejos de familiares y amigos, mejores conocedores del juego, la mujer termina desperdiciando ese rédito inicial, perdiendo también el resto de su dinero y empeñando algunas propiedades para finalmente volver sin nada. Incapaz de reconocer su error, se enfrenta a quien le acompañó en su aventura ruletística y a quien le daba consejos que ella despreciaba. Finalmente hace responsables de la pérdida a todos los que encuentra a su alrededor.

Como la abuela, José Luís Rodríguez Zapatero desperdició el rédito inicial que le conferían tanto su posición como Presidente inesperado del Gobierno de España como el éxito del anterior ejecutivo en materia antiterrorista, para aventurarse en el juego de la negociación. Un juego que no conocía y del que no aceptó consejos a pesar de reconocer la autoridad en la materia de quien le sugería modos, maneras y límites.

Una vez en la espiral se vio perdido, sin los pies en el suelo y entregado excesivamente en postas cada vez más elevadas que comprometían su posición. Consejeros propios y ajenos le exhortaban a que dejase la mesa de juego de la que ya nada bueno iba a sacar, pero Zapatero, en el orgullo de quien sabe perdido lo que ha asegurado que ganará, en la cerril contumacia de quien no quiere dar el brazo a torcer aunque es consciente de su error, siguió apostando y perdiendo. Lo suyo y lo ajeno. Lo que apostaba y lo que no. Perdió credibilidad, apoyo y dignidad.

Cuando al fin, derrotado, sin jugador con quien compartir apuesta, sus propios consejeros le observan sin decir palabra mientras arrastra los pies fuera de la mesa de la ruleta, se siente enfadado, decepcionado. Pero no por haberse equivocado. No por haber apostado mal. No por haber hecho oídos sordos de los sabios consejos. No está enfadado consigo mismo. No considera la posibilidad de haber cometido un error aunque es consciente de ello. Está enfadado con todos los que están a su alrededor: con la oposición que no quiso acompañarle en la orgía de una negociación en la que no creía, con algunos de sus propios compañeros de partido que desde el principio consideraron el proceso un suicidio del Estado. Con sus más íntimos colaboradores, su guardia pretoriana, que no han sido capaces de hacerle ganar y a los que cada vez les resulta más difícil tragarse las críticas, con los subordinados que le consideran un superior indigno para el cargo que ocupa, sin capacidad, sin ideas y sin autoridad moral para representar al Gobierno de España.

Han pasado los años de la fortuna de Zapatero, del talante y el diálogo, de la palabra y la sonrisa fácil sin contenido. La hora de las promesas a todos, del sí a esto y a lo contrario se diluyó una madrugada en que los etarras decidieron hacer oficial lo que ya había sucedido meses antes. Llegó la hora de la verdad, de la acción, y Zapatero se obcecó en un proceso condenado desde su traidora concepción, a espaldas del Gobierno en los años en los que parecía cercano el fin de ETA por el gran consenso antiterrorista.

El cónsul Escipión sentenció que Roma no paga a traidores. En el caso socialista, el traidor, además, es orgulloso y contumaz. Persiste en el error por la imposibilidad de reconocerlo y enderezar el rumbo de una nave que desde el inicio recibe avisos de que va directa hacia una zona rocosa donde sólo le espera el encalle.

Zapatero, como la abuela descrita por Dostoyevski, no reconocerá el error, y España, como la Roma de Marco Pompilio y Escipión no pagará a quien ha traicionado los valores que juró defender.

8.6.07

Montesquieu ha muerto

Charles Louis de Secondat, Barón de Montesquieu, describió en "El espíritu de las leyes" (1748) el modo en que los poderes ejecutivo, legislativo y judicial deberían estar en manos distintas como forma de protegerse del despotismo. La separación de poderes y el constitucionalismo constituyen los principios característicos del Estado de Derecho moderno.

Durante la Ilustración numerosos autores coincidieron en la necesidad de la división de poderes que finalmente se impuso en los modernos Estados-Nación. La mayoría de ellos se consideran precursores o con gran influencia en la creación del liberalismo, como John Locke, Jean-Jacques Rousseau o el propio Montesquieu.

Este último, tras describir los tres poderes en la citada obra, estudia los efectos de la conjunción de varios de ellos en una misma persona. En todos los casos el resultado es el mismo: se podrían producir abusos, tiranía y falta de libertad. Si el legislativo y el ejecutivo coinciden, no hay libertad porque es de temer que "hagan leyes tiránicas para ejecutarlas del mismo modo". Si el judicial está unido al legislativo, "el imperio sobre la vida y la libertad de los ciudadanos sería arbitrario, por ser uno mismo el juez y el legislador". Estando unido al ejecutivo, "sería tiránico, por cuanto gozaría el juez de la fuerza misma que un agresor". Dice Montesquieu que en el estado en que un hombre o corporación administre los tres poderes, "todo se perdería enteramente".

La actualidad ha puesto de manifiesto el incumplimiento fáctico de estos principios en España. Un gobierno con mayoría absoluta tiene en sus manos los poderes ejecutivo y legislativo. Asimismo, un gobierno sin esa ventaja, pero dispuesto a pactar con partidos de toda índole y pelaje con tal de evitar que el adversario político tenga una mínima influencia, se convierte, de hecho, en una apisonadora parlamentaria, que veta toda propuesta de los contrarios y aprueba lo que le parece oportuno.

El Consejo General del Poder Judicial es el órgano creado para garantizar la independencia de jueces y magistrados frente a los demás poderes del Estado. Sin embargo, su composición no depende del propio Poder Judicial, sino que los miembros de este organismo son elegidos por el Poder Legislativo. Las Cortes eligen a los miembros de un organismo que debe garantizar la independencia respecto a las propias Cortes. Si a esto añadimos el modo en que se eligen los magistrados del Tribunal Supremo o del Constitucional, certificamos que la independencia judicial no es ni siquiera formal.

Cuando el gobierno legisla sin impedimentos, elige a los jueces y controla a los fiscales, el Estado se convierte en una difusa administración en la que la libertad, la independencia y la justicia se disipan dejando paso a la tiranía, la indefensión y el abuso.

Para que no se pueda abusar del poder, es preciso que, por la disposición de las cosas, el poder detenga al poder." Montesquieu.

En esta espiral de control y abuso, en las últimas fechas hemos asistido a una torsión espectacular de la legislación vigente para permitir a un grupo terrorista sentirse más cómodo a pesar de vulnerar la ley. El gobierno ha dado beneficios inmerecidos y ha negociado con asesinos, la fiscalía ha permitido lo que la ley impedía y ha renunciado a las funciones de persecución de crimen que tiene encomendadas. Muchas de esas actuaciones han sido interpretadas de un modo torticero para presentarlas como ajustadas a derecho.

Hay que entender claramente lo que es la independencia y lo que es la libertad. La libertad es el derecho de hacer lo que las leyes permiten; y si un ciudadano pudiera hacer lo que prohíben, ya no habría libertad, porque los otros tendrían ese mismo poder." Montesquieu.

En este sangrante proceso de desmembración de los poderes públicos no se ha contado con quien representa a la mitad de los ciudadanos del país, que están amenazados de muerte y son de hecho asesinados por los interlocutores gubernamentales, y que han vuelto a sufrir los ataques y la sinrazón de los terroristas.

La libertad política, en un ciudadano, es la tranquilidad de espíritu que proviene de la opinión que cada uno tiene de su seguridad; y para que se goce de ella, es preciso que sea tal el gobierno que ningún ciudadano tenga motivo de temer a otro." Montesquieu.

La torsión legislativa y judicial no se ha limitado únicamente a la negociación terrorista, sino que también ha influido en el modelo de Estado, pacto plural y democrático refrendado por la transición y reflejado en la Constitución. La Carta Magna ha sido objeto de debate para su modificación, e incluso para su subordinación a normas inferiores. El Estatuto de Cataluña ha pretendido, en lugar de ajustarse a la norma fundamental del Estado, que ésta se adapte a aquel, vulnerando el principio elemental de la subordinación de las leyes.

Alexander Hamilton fue un ferviente constitucionalista de los Estados Unidos que participó en la redacción de la propia Carta Magna de su país. Decía Hamilton:

Ningún acto legislativo contrario a la Constitución puede ser válido. Negar esto equivaldría a afirmar que el mandatario es superior al mandante, que el servidor es más que su amo, que los representantes de los pueblo son superiores al pueblo mismo y que los hombres que obran en virtud de determinados poderes pueden hacer no sólo lo que éstos no permiten, sino incluso lo que prohíben." Alexander Hamilton.

Si además de controlar los tres poderes del Estado, la mayoría de medios de comunicación están en manos de un grupo cercano al gobierno, y si el todopoderoso ejecutivo ejerce además su poderosa influencia sobre empresas privadas para configurar un panorama empresarial beneficioso para sus intereses, cruzamos la penúltima línea roja: la que separa lo público de lo privado. Si es de una importancia capital que los tres poderes públicos estén en distintas manos, es vital que los poderes públicos no interfieran en los asuntos privados de los ciudadanos, como lo es la libertad de empresa.

También esta línea se ha visto violada últimamente con la vergonzosa injerencia del ejecutivo en operaciones de compraventa de empresas privadas, convirtiendo el libre mercado en un barrizal de intereses gubernamentales y cambalaches políticos.

Este cúmulo de influencias, abusos y despropósitos no ha hecho sino reflejar la priorización del gobierno de los intereses propios sobre los generales, de los partidistas frente a los nacionales, de los del gobierno frente a los de los ciudadanos a los que representa.

Si yo supiese algo que me fuese útil y que fuese perjudicial a mi familia, lo expulsaría de mi espíritu. Si yo supiese algo útil para mi familia y que no lo fuese para mi patria, intentaría olvidarlo. Si yo supiese algo útil para mi patria y fuese perjudicial para Europa, o bien fuese útil para Europa y perjudicial para el género humano, lo consideraría como un crimen, porque soy necesariamente hombre mientras que no soy francés más que por casualidad. Montesquieu."

Pero es que ya lo dijo un destacado dirigente socialista, y vicepresidente del Gobierno de España:

Montesquieu ha muerto. Alfonso Guerra.

7.6.07

Mentiras e influencias

El cambio de criterio del Gobierno de la Nación en materia antiterrorista ha puesto de manifiesto la relación con el llamado "proceso de paz" de multitud de iniciativas guberamentales, judiciales y policiales.

En sólo dos días estos tres frentes han experimentado una notable variación de sus criterios y actuaciones, evidenciando las mentiras y los engaños de los representantes públicos que aseguraban que los poderes del Estado seguían firmes frente a la banda terrorista ETA.

Donde dije digo digo Diego nos ha dicho el ministro Rubalcaba que hace muy poco aducía razones humanitarias para enviar a De Juana al País Vasco y luego a su casa, y ahora dice que las circunstancías han cambiado para meterlo en la cárcel de Madrid de la que nunca debería haber salido. Dice quien fuera ministro del gobierno de los GAL que el gobierno debe ser firme.. Ahora. ¿Qué circunstancias han cambiado? ¿Es el gobierno menos humanitario ahora que antes?

Si la Fiscalía hace muy poco forzaba la absolución de Otegi al retirar los cargos tras una persecución al líder Batasuno realmente vergonzosa, hoy la fiscalía ha solicitado 15 meses de prisión para el mismo sujeto, que podría ingresar en prisión de manera inminente si mañana se anuncia la sentencia. ¿Interpreta la fiscalía los delitos ahora de forma diferente?

Además, y por si fuera poco, en estas horas se han detenido a tres etarras que podrían estar relacionados con el atentado de la T-4 de Barajas cometido en plena "tregua" y que costó la vida a dos ciudadanos ecuatorianos. ¿Estaban vigilados y no se les detenía porque el Estado estaba en tregua?

Estos hechos llevan a dos reflexiones fundamentales: El gobierno mintió de un modo continuado cuando decía que el Estado se mantendría firme contra el terrorismo a pesar de la tregua, y el Gobierno de España tiene un control intolerable sobre el resto de los poderes del Estado.

Recordando el deber del gobierno de rectificar de un modo absoluto su política antiterrorista, cuando pase este momento convulso y se calmen las aguas será el momento de estudiar, detenida y rigurosamente, cómo es posible que el gobierno dirija los poderes ejecutivo, legislativo y judicial.

6.6.07

Razones humanitarias

De Juana se veía en casa hace solo tres días, cuando pendiente de recibir el alta médica, se sometería al protocolo de Instituciones Penitenciarias para cumplir el resto de su condena en régimen de prisión atenuada en su domicilio, tal y como decidió el gobierno de España. Esta decisión se tomó, según el propio gobierno, por razones humanitarias y para evitar "males mayores".

Esta explicación pretendía, de manera poco velada, esconder la realidad que indica que el cambio de régimen penitenciario, así como las presiones para la rebaja de su condena, formaban parte de las negociaciones secretas del Gobierno con la banda terrorista ETA, que continuaban a pesar del asesinato de dos ciudadanos ecuatorianos en diciembre pasado, justo antes de que Zapatero dijese que daba por "suspendido" el proceso.

La ruptura oficial de la falsa tregua ha tenido como primera consecuencia el envío de De Juana Chaos nuevamente a prisión. ¿Ha coincidido la finalización de la tregua con una "deshumanización" del gobierno a quien ya no le importa la vida o la salud que con tanto celo mimaba hace solo unos días? ¿O es que en realidad el gobierno de Zapatero mintió nueva y descaradamente y no eran razones humanitarias sino políticas las que le llevaban a dejar que el asesino se fuese a su casa?

Mucho me temo que en los próximos días conoceremos más detalles de las mentiras que el gobierno socialista ha trasladado a la ciudadanía para evitar que, por desconocimiento, la sociedad no pudiese oponerse a sus planes reales.

5.6.07

Firmeza contra ETA

Los asesinos de ETA nos han comunicado que seguirán asesinándonos. No parece una novedad para quienes pensamos que los miembros de ETA no saben hacer otra cosa que matar, que es a lo que se han dedicado durante los últimos 40 años, desde que segaron la vida del Guardia Civil José Pardines en Villabona, Guipúzcoa, pasado mañana hará 39 años.

La obsesión totalitaria, absoluta, de la bestia que es ETA no se aplaca con cesiones, dinero, amnistías o modificaciones legislativas. ETA nos mata porque quiere el control absoluto de un estado vasco compuesto por la Comunidad Autónoma Vasca, Navarra y el País Vasco francés. ¿Alguien puede pensar que tras 40 años de "lucha" ETA aceptaría que Euskal Herría fuera gobernada por el PP si así lo decidiesen sus ciudadanos en unas elecciones libres? ¿Alguien se cree que van a gobernar aceptando una oposición firme que sea alternativa de gobierno? ¿Aceptarían tener que someterse a continuos refrendos públicos y universales?

La respuesta en todos los casos es NO. Por eso son inútiles la negociación, el diálogo, la cesión y la humillación. ETA jamás aceptará menos de lo que pide, y lo pide todo. Quieren autodeterminación, territorialidad y gobierno abertzale, es decir, independencia, todos los territorios que consideran suyos y el gobierno perpetuo.

La única forma de combatir a ETA que se ha demostrado efectiva es aquella que se enfrenta a los terroristas, con la legitimidad de la democracia, con la unión de los ciudadanos plasmada en la unión de sus representantes públicos, con todos los poderes del Estado de Derecho, en todos los frentes.

En el económico, con la incautación de las Herriko Tabernas, demostrada fuente de financiación de la banda, y evitando la presencia de sus delegados en las instituciones públicas, para evitar que tengan acceso a dinero de los ciudadanos, ya sea para ellos en forma de sueldos, ya sea dinero que gestionan como administradores. También persiguiendo con firmeza la extorsión que realizan a los empresarios, dándoles apoyo y desmontando su estructura en lugar de dar chivatazos para que no se haga.

En el político, promoviendo la ilegalización de los partidos que no defienden el Estado de Derecho, que no creen en la democracia y proponen el asesinato como método válido para conseguir objetivos políticos.

En el judicial, recuperando las políticas de cumplimiento íntegro de penas para terroristas, evitando que accedan a beneficios penitenciarios que no merecen, promocionando la "doctrina Parrot" del Tribunal Supremo y alentando al Ministerio Público para investigar, perseguir y promover causas contra terroristas.

En el policial, recuperando las relaciones con Francia que tanto costó conseguir, coordinando de forma efectiva a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y apoyándoles en todos los ámbitos para que puedan cumplir con su imprescindible labor de detener y poner a disposición judicial a todas las personas relacionadas con los asesinos de ETA: terroristas, colaboradores, promotores y canteranos.

Finalmente en el social, transmitiendo a la ciudadanía la imagen de unión en los valores y principios que inspiran y fundamentan la política de un gobierno que cree en el Estado de Derecho y no permite que un grupo de asesinos imponga su criterio basándose únicamente en la capacidad de presión que les confiere la perpetua amenaza a quienes no comulgan con sus ideas.

Esa unión social realimenta la fortaleza de un gobierno y le dota de mayor legitimidad porque es del pueblo de donde emanan los poderes del Estado.

Unión y firmeza, basándose en libertad, la igualdad y el pluralismo, valores que inspiran la Constitución. Es lo que queremos, es lo que demanda la sociedad y es lo que reclamamos.

4.6.07

Ruedas de molino (troceaditas)

El ejecutivo de Zapatero tiene bien claro que la sociedad española es solidaria, luchadora y generosa. Pero sabe también muy bien que es increíblemente olvidadiza. Es por ello que cuando el gobierno quiere hacer comulgar a los españoles con una rueda de molino no se la ofrece toda de una vez, sino que la trocea y la separa en el tiempo. De esta manera la gente se irá tragando la piedra de tal manera que para cuando se quieran dar cuenta ya estarán terminando la difícil digestión.

El caso del proceso de rendición del Estado, que Zapatero llama de "paz" e Ignacio Camacho presenta siempre de forma muy acertada como la letanía de la "pazzzz", es el paradigma de esta dosificación del trágala.

Hace un año Zapatero estimó que sería demasiado chocante para los españoles que anunciase iba a liberar al etarra De Juana Chaos, asesino de veinticinco personas, a pesar de que estaba condenado por haber amenazado a jueces y funcionarios, haciendo uso de su potestad de conceder beneficios penitenciarios. Y como la rueda era muy grande, decidió trocearla para que los españoles tomásemos, todos los días, nuestra racioncita de noticia indignante.

Nos dijo que abogaba por el cumplimiento íntegro de las penas, después que no negociaba con terroristas, después que debía tener la mejor información. Más tarde, que como Presidente tenía la obligación de buscar una oportunidad para la paz. A continuación, que dialogaría con los terroristas en ausencia de violencia. A pesar de que había violencia, empezó a dialogar aunque diciendo que no negociaría. De Juana se pone en huelga de hambre y Zapatero saca pecho diciendo que no cederá al chantaje. A continuación la Fiscalía cambió su petición de pena para De Juana, de 96 años a 13, con la consiguiente espantada del fiscal que se oponía a ese cambio. La Audiencia Nacional le condena a 12 años y el Supremo lo rebaja a 3.

Cuando ya habíamos digerido todo esto, el gobierno concede privilegios al terrorista en el hospital: permite a su novia dormir con él e impide que la cacheen los policías que lo custodia. Además, un poco más tarde Zapatero rebaja el régimen penitenciario del asesino y lo envía al País Vasco para que se recupere, probrecito, de su voluntaria convalecencia cerca de su familia. Dice el gobierno que es por razones "humanitarias" y recuerda al episodio humillante de Josu "Ternera" en la Comisión de Derechos Humanos del Parlamento Vasco.

La gente se indigna pero Zapatero niega sistemáticamente los siguientes pasos que tiene en la agenda para que pensemos que la afrenta termina en el momento actual. Siempre en el actual, en el que estemos. Pero cada día amanecemos con una sorpresa.

De Juana recibe el alta, curiosamente cuatro días después de las elecciones, y el gobierno lo envía a su casa. No a la cárcel a que cumpla su condena, sino a su casa. ¿Por qué? Para evitar males mayores, dicen desde Interior. Y harían gracia si no hablasen de traición, las palabras de Zapatero de que no cedería al chantaje.

Y cuando aún no hemos digerido este último pedazo de la rueda de la humillación ante ETA, resulta que al señoriíto De Juana no le quedan bien las pulseras y sus amigos aluden a compromisos firmados con el gobierno que indican que habían pactado no sólo que le enviasen a casa, sino que no estuviese controlado con ninguna pulsera, sino por llamadas telefónicas.

Se está conviertiendo en una digestión extraordinariamente pesada de un menú preparado con esmero para engañar al cliente. Pero cuando los ingredientes están podridos, no hay cocinero que saque provecho.

1.6.07

Historia del proceso

Los objetivos de ETA han estado claros desde siempre: quieren la independencia de lo que ellos llaman Euskal Herria, región imaginaria formada por la actual Comunidad Autónoma Vasca, Navarra y el País Vasco francés. Quieren el control político y social de estos territorios y quieren a sus presos en la calle. Para conseguir estos objetivos recurren a la estrategia terrorista: amenazas, extorsión, secuestro y asesinato. En esta legislatura han realizado significativos avances para sus objetivos.

Se habían marcado como hitos intermedios el aislamiento del Partido Popular y las víctimas del terrorismo, la vuelta de Batasuna a las instituciones, la liberación de los primeros presos, el desplazamiento de UPN del gobierno navarro y su sustitución por otro gobierno pro-anexión o la creación de un organismo político mixto entre el País Vasco y la comunidad foral.

El camino ha sido el siguiente:

En noviembre de 2004, Batasuna-ETA organiza un acto político en el Velódromo de Anoeta en el que plantean una propuesta para lo que ellos llaman "superación del conflicto". Consiste en la formación de dos mesas de negociación: la primera entre el gobierno y ETA, para hablar del cese del terrorismo y de los presos de ETA; y la segunda entre los partidos políticos, al margen de las instituciones, incluyendo a la ilegal Batasuna y excluyendo al PP, para hablar de independencia y anexión de Navarra (ellos lo llaman autodeterminación y territorialidad).

El gobierno de Zapatero acepta el envite planteado por los terroristas así que para preparar las negociaciones del gobierno con ETA, el PSOE presenta una resolución en el Congreso que avale las reuniones con la banda terrorista aunque matiza que deberían ser "en ausencia de violencia".

En marzo de 2006 ETA declara un "alto el fuego permanente" aunque sigue extorsionando a los empresarios y Patxi López inicia los contacto para crear la mesa de partidos, incluyendo reuniones con la ilegal y terrorista Batasuna. Los miembros del PNV también se reúnen con Batasuna.

En el verano de 2006 dos policías avisan a ETA de que se prepara una operación contra su aparato de extorsión. Se investiga incluso que la llamada partiese del propio PSOE. Finalmente 12 miembros de ETA son detenidos.

Aunque Zapatero se había comprometido a convocar el Pacto Antiterrorista antes de iniciar ningún proceso de diálogo con ETA, e incluso a hacerlo en el Congreso, fue en los pasillos de este edificio, y ante los periodistas, donde el Presidente anuncia el inicio del diálogo con ETA. Rubalcaba asegura que el alto el fuego es real pero los hechos le desmienten ya que sigue la extorsión y la kale borroka rebrota en Navarra. De Juana Chaos, el terrorista más sanguinario, se pone en huelga de hambre para presionar al gobierno y obligarle a que lo excarcele.

Las víctimas del terrorismo celebran manifestaciones multitudinarias en toda España para oponerse a lo que consideran una humillación y una rendición ante los terroristas. Serían varias las concentraciones en las que se llegan a congregar a más de un millón de personas según la Comunidad de Madrid.

ETA realiza en septiembre un acto para seguir defendiendo la 'lucha con las armas en la mano' y roba 350 armas en Francia. El Presidente dice que habrá consecuencias, pero no las hay. El proceso sigue y unos encapuchados tratan de quemar vivos a dos policías nacionales en Bilbao.

Un fiscal renuncia a representar al Ministerio Público por presiones de sus superiores para que rebaje la petición de condena de 96 años para De Juana Chaos por amenazas terroristas. Sería la primera de las innumerables decisiones polémicas de la fiscalía. Zapatero considera que este caso supone una traba para el Proceso. La Audiencia Nacional condena a De Juana a 12 años de cárcel, y desde el PSOE se indica a la justicia que debe tener en cuenta el momento en que emite sus sentencias, es decir que no debe ser independiente y que debe estar sometida, al menos en parte, al poder político. El Tribunal Supremo rebaja la condena de la Audiencia Nacional a De Juana y la deja en 3 años.

En un nuevo giro de la Fiscalía, el Ministerio Público considera ahora que no hay pruebas que demuestren que las Herriko Tabernas sean de Batasuna. Al cabo de unos días, vuelve a cambiar de criterio en otro caso y pide el sobreseimiento del caso Egunkaria. Ya había cambiado de criterio para permitir a Otegi eludir la prisión en marzo, pero no sería la última.

ETA se envalentona y urge al gobierno a cumplir los compromisos adquiridos con ellos, y no sería la última vez que lo hiciese. Otegi dice que el proceso es inviable pero Zapatero, unos días después, se muestra optimista a pesar de haberse encontrado un zulo de ETA. Al día siguiente de sus declaraciones en las que profetizaba que en 2007 estaríamos mejor, la banda terrorista asesina a dos ciudadanos ecuatorianos mediante una bomba en el aeropuerto de Barajas.

Muchas horas después del atentado, Zapatero abandona su descanso en Doñana y comparece ante los medios, que por tres veces le preguntan si considera roto el proceso, y por tres veces, como San Pedro, se niega a considerarlo de ese modo. Solo logran los periodistas sacarle un "suspendido" para definir el estado del proceso.

El aislamiento al PP, que ya se había iniciado antes, se hizo más patente en enero de 2007, cuando el gobierno pactó en el Congreso con los grupos minoritarios no debatir propuestas del PP sobre ETA, en una nueva muestra de la falta de talante democrático de Zapatero. Como en la dictadura bolivariana chavista, si no hay oposición, es más fácil hacer gobierno. Gobierno totalitario, se entiende.

En marzo, tras no presentarse Arnaldo Otegi en la Audiencia Nacional para ser juzgado, tras detenerlo en su domicilio y trasladarlo en avión a Madrid, la Fiscalía en un nuevo episodio de su entrega total y de la dejación de sus funciones, retira la acusación contra el dirigente batasuno con lo que el tribunal se ve obligado a absolverlo por no haber acusación, aunque había pruebas suficientes contra él.

A pesar de los muchos desmentidos del PSOE para asegurar que Batasuna no concurriría a las elecciones autonómicas y municipales del 27 de mayo, los etarras pudieron presentarse a través de ANV, un partido que formó parte de la coalición creadora de Herri Batasuna.

A pesar de lo que dice su programa electoral, que asegura que apuestan por que Navarra siga siendo una Comunidad Autónoma, el PSN se plantea aliarse con quienes quieren anexionarse al País Vasco para poder gobernar, a pesar de ser solo la tercera fuerza más votada.

Batasuna ya gobierna varios ayuntamientos y es clave en otros. Navarra probablemente sea gobernada por una coalición del PSOE y Nafarroa-Bai, nacionalistas anexionistas. Las víctimas no han sido escuchadas, al Partido Popular no se le permite debatir cuando habla de ETA en el Parlamento de España y De Juana Chaos, el sanguinario, recibe el alta médica cuatro días después de las elecciones y se marcha a su casa sin cumplir el resto de su condena. La fiscalía, por su parte, vuelve a salir en defensa de Otegi, que se ha convertido ya en intocable.

Enhorabuena, Zapatero. La historia reconocerá tu papel.

30.5.07

Políticas socialistas.

Socialista, sensu stricto, es el que propone la propiedad y administración colectiva o estatal de los medios de producción, así como la regulación por el Estado de las actividades económicas y sociales, y la distribución de los bienes. Esto es, el comunismo.

Socialista, sensu lato (en sentido amplio), es socialdemócrata, es decir, que renunciando a la propiedad pública de los medios de producción, quiere reservar para el estado su regulación y control.

El liberal apuesta por la libertad individual en lo social y político, y en lo económico por la iniciativa privada, en oposición a la injerencia de lo público, es decir, del Estado.

En los países occidentales con democracias consolidadas los gobiernos suelen alternar entre estas dos últimas corrientes políticas, liberal y socialdemócrata, con lo que la legislación no suele convencer ni a unos ni a otros. Los liberales suelen achacar a los socialistas la injerencia injustificable del Estado en los negocios privados de los ciudadanos, y los socialistas el poco apego de los liberales a someterse al control público establecido en los correspondientes reglamentos.

La Constitución Española, en su artículo 38, reconoce la libertad de empresa, probablemente de un modo que no convence ni a socialdemócratas ni a liberales:

C.E. Artículo 38
Se reconoce la libertad de empresa en el marco de la economía de mercado. Los poderes públicos garantizan y protegen su ejercicio y la defensa de la productividad, de acuerdo con las exigencias de la economía general y, en su caso, de la planificación.

Desde el punto de vista liberal, esta libertad empresarial se considera un imperativo. Jesús Huerta de Soto, catedrático de economía política, sostiene que en el campo de la ética social se hace inevitable aceptar el principio ético de que "todo ser humano tiene derecho natural a los frutos de su propia creatividad empresarial".

Sin embargo, desde la izquierda se sostiene que es el Estado quien debe administrar esta iniciativa empresarial por el bien de la economía. La Ministra de Cultura, Carmen Calvo, había presentado la Ley del Cine, que obligaba a las cadenas de televisión a invertir un 5 o un 6% de sus ingresos en cine español, que por lo visto está maltrecho porque no tiene espectadores suficientes y por tanto no genera el dinero necesario para seguir produciendo.

Las cadenas de televisión consideraron esta medida un "gravamen anticompetitivo y antinatural", negociaron, y finalmente parece que han conseguido hacer rectificar al ministerio, y que no exista una obligación fija de inversión.

Esto es, básicamente, como si usted produce en sus campos naranjas con mucho éxito, y su vecino cultiva cardos borriqueros para la venta al por mayor, con una respuesta nula al no convencer a un número de clientes suficiente para que el negocio sea rentable. Entonces, viene el gobierno y le dice a usted, productor naranjil, que tiene que darle un porcentaje de lo que usted ingresa de la venta de sus productos al ineficaz productor de cardos.

Oiga usted, si el productor de cardos no gana dinero con ellos, que los venda más baratos, que regale tazas de desayuno con ellos o que se dedique a otra cosa, que son las tres salidas de un negocio que no es rentable: la búsqueda de la competitividad reduciendo márgenes, la oferta de un valor añadido, o el cambio o cierre de la empresa. Lo que es impensable es que yo, que he podido sacar adelante con mi esfuerzo un negocio, vea reducida mi rentabilidad por la incompetencia de otro empresario, incapaz de vender un producto malo y caro.

29.5.07

Navarra en vilo

En el complicado escenario navarro, Rajoy ha ofrecido al PSOE un pacto para que gobierne la lista más votada y UPN le ofrece un pacto de gobierno, pero el PSOE dice que no pactará con el PP y que eso de que gobierne la lista más votada es, y cito textualmente a su portavoz, un "disparate antidemocrático". Por su parte, los anexionistas de Nafarroa-Bai exigen al PSOE un acuerdo en el ayuntamiento de Pamplona que incluye a ANV para pactar el gobierno foral de Navarra y el PSOE dice que si es así, no habrá acuerdo. Mientras tanto, Batasuna-ETA dice que están más fuertes que hace cuatro años y el Congreso de los Diputados, ahora que han pasado las elecciones, debate a petición del PP acerca de la posible ilegalización de ANV.

Así las cosas, si el PSOE no puede pactar ni con los anexionistas ni con el PP sólo le queda la salida de permitir un gobierno de UPN en minoría, probablemente sólo hasta las elecciones generales, que es algo que no descarta el PP.

Desde luego si así fuese no sería por el bien de Navarra, ni del interés general, sino porque sería el resultado obtenido después de muchas cábalas con la calculadora electoral que comparten, como buenos compañeros, Pepiño Blanco y Rubalcaba, y cuyos resultados transmiten en papel, y en letra grande, a Don José Luís Rodríguez Zapatero para su comunicación a la ciudadanía.

28.5.07

Navarra en la encrucijada

Lo más relevante de las elecciones autonómicas y municipales celebradas ayer, además de la aplastante victoria en la capital, es el decisivo escenario que se presenta en Navarra. En la comunidad foral se ha deshecho la mayoría que garantizaba el gobierno de UPN y, aunque el partido hermano del PP ha ganado con claridad las elecciones, van a ser los pactos post-electorales los que decidan el partido que finalmente podrá formar gobierno.

Será un momento trascendental que influirá, de manera decisiva, en el resultado de las próximas elecciones generales, sean adelantadas o no.

El Partido Socialista de Navarra apuesta claramente en su programa electoral por mantener el estatus de Navarra como Comunidad Autónoma. En la página 99 dice, textualmente:

La política institucional del PSN-PSOE respecto a Navarra ha sido clara y concreta: Navarra es y debe seguir siendo una Comunidad Foral, con estatus jurídico-político propio y diferenciado basado en lo político en la LORAFNA y en lo económico en el Convenio Económico.

A pesar de que después se enreda en matices de una forma más difusa diciendo que el discurso del PSN sobre Navarra "pivota sobre las personas más que sobre los territorios" o que los socialistas definen "la Comunidad Foral de Navarra como una comunidad política compleja", la intención de mantener el estatus jurídico de la Comunidad se ha expresado con claridad.

Unión del Pueblo Navarro ha obtenido en estas elecciones 22 escaños, 10 más que el PSOE, que tiene los mismos que los anexionistas Nafarroa-Bai, quienes defienden una Navarra plural, abierta, bilingüe, abertzale, progresista, vasquista, social y solidaria, es decir, Euskal Herria, que dicen los Batasunos.

Ante tanta diferencia de proyecto, al PSN se le plantean dos únicos escenarios. El primero es continuar con la política de aislamiento del PP, la política del cordón sanitario, aliándose con quien sea necesario para evitar que la mitad de España esté representada en los gobiernos, aún a pesar de vulnerar su programa y su posición histórica como partido nacional.

El segundo escenario es, precisamente, romper esta tendencia y hacer lo que la ciudadanía realmente demanda de los partidos nacionales: que se entiendan y que gobiernen. Que el PSN apoyase la candidatura de Miguel Sanz para repetir como presidente de Navarra supondría el inicio del necesario giro del PSOE para recuperar la moderación y escapar de la espiral separatista de la que ha estado, y está, preso desde que decidió que todo valía para conservar sus cotas de poder.

Los ojos de la ciudadanía están puestos en el siguiente movimiento estratégico del Partido Socialista, que debería hacer una detenida lectura de los resultados electorales para responder a los intereses de quienes les pagan el sueldo y a quienes tienen que servir.