24.5.07

Mentiras sobre Iraq

Ya que al señor Rodríguez Zapatero le gusta tanto hablar de Iraq, conviene recordar cómo sucedieron las cosas en lo que a él le concierne.

El 12 de febrero de 2004, un mes antes de las elecciones generales, Zapatero anunció que mantendría las tropas españolas en Iraq hasta el 30 de junio de ese mismo año, y que las retiraría siempre y cuando Naciones Unidas no tomase las riendas de la situación para esa fecha.

El 14 de marzo, como sabemos, el PSOE ganó las elecciones y Zapatero formó gobierno. Un mes después, en una rueda de prensa sorpresa, y vulnerando su condicionante acerca de la actuación de la ONU, Zapatero anunciaba la retirada inmediata de las tropas ante las "pocas perspectivas de que la ONU se haga cargo de la situación".

Como presagio de la mala fortuna en sus declaraciones que tendría durante el resto de la legislatura, el 8 de junio se publicaba la resolución 1546 del Consejo de Seguridad de la ONU en la que Naciones Unidas aprobaba la formación de un Gobierno provisional soberano que asumiría sus funciones el mismo 30 de junio, día en que finalizaría la ocupación.

Además, hacía suyo el calendario planteado de transición política y autorizaba a la fuerza multinacional, bajo bandera de la ONU hacía tiempo, a tomar las medidas necesarias para mantener la seguridad y estabilidad del país.

Entre las muchas medidas tomadas en esa resolución destaca la petición a los Estados Miembros para

"prestar asistencia a la fuerza multinacional, en particular con fuerzas militares, según se convenga con el Gobierno del Iraq, para ayudar a satisfacer las necesidades del pueblo iraquí en materia de seguridad y estabilidad, de asistencia humanitaria y para la reconstrucción y para apoyar la labor de la UNAMI".

Veinte días después Zapatero se negaba a atender la petición planteada por la Organización de Naciones Unidas, vulneraba su propio compromiso de retirar las tropas si la ONU no tomaba el mando, y las fuerzas españolas no estaban ya el día 30 de junio para ayudar a estabilizar el país.

El Presidente vendió la retirada como la primera medida de su gobierno para cumplir su palabra, y ya en esta primera medida no sólo la quebrantó, sino que lo hizo engañando a la ciudadanía.

4 comentarios:

El Buen Salvaje dijo...

Como dijo Felipe González (off the record y difícilmente comprobable): "El problema de ZP es que su primer trabajo ha sido ser presidente del gobierno"

Estoy preparando una entrada sobre las elecciones que es demoledoras. Espero publicarla después de las elecciones.

Saludos y gracias por tu visita y tus comentarios.

fernando dijo...

Aburre ya el tema de la guerra de Irak. España no se debería haber metido nunca allí. Fue un error y ya está. Mejor pasar página y no seguir con la misma historia.

A los ciudadanos españoles les interesan otros temas como la vivienda, el paro, la corrupción, el terrorismo. La Guerra de Irak no les afecta en su día a día.

Pache dijo...

Yo creo que en esa ocasión España estuvo donde tenía que estar. Apoyando a sus aliados y tratando de anular las amenazas que para todos suponen las tiranías que descargan su odio sobre el mundo occidental, responsable, según ellos, de su mala situación. Irán en otro de los casos en que España tendrá que saber muy bien con quién se va a aliar.

Los ciudadanos españoles, no sólo piensan en su día a día, y del mismo modo que se exhibe públicamente el apoyo que dan algunos colectivos al pueblo saharaui, a los palestinos o a las víctimas de la dictadura de Pinochet, otros también están preocupados del pueblo de Israel o del cubano.

Á. Matía dijo...

OLE, OLE Y OLE. No sé si llegué a estar muy de acuerdo con que la intervención aunque sí con que algo había que hacer para derrotar a Sadam. Aún así, lo que me pone más nervioso es la hipocresía de ZP.