20.6.07

Las condiciones de Ibarretxe

El poco respeto de Ibarretxe por las normas es más que conocido. El 1 de febrero de 2005 presentó en el Congreso su proyecto de reforma del Estatuto de Autonomía del País Vasco, que fue rechazado por ser abiertamente anticonstitucional (como el catalán que sin embargo sí se admitió a trámite como comentamos en la entrada que inició este blog.)

El lehendakari es uno de estos relativistas legales que creen que sus pretensiones son más importantes que el respeto a las normas jurídicas, y un gran discípulo del Arzallus que sostenía que unos tienen que sacudir el árbol para que otros recojan las nueces. A pesar del resultado del referéndum constitucional en el País Vasco, cuando los ciudadanos de esta región refrendaron la Carta Magna con un contundente apoyo, Ibarretxe sigue pensando, y hoy nos lo ha vuelto a recordar, que existe algún problema político en el País Vasco que impide la convivencia cívica entre esta comunidad y el resto de España. Esta misma idea es la que defiende Batasuna/ETA para justificar el terrorismo.

Esta mañana, tras una reunión con el Presidente del Gobierno, Ibarretxe se ha comprometido a defender los derechos fundamentales de las personas y su seguridad, así como reconocer y dar cariño a las víctimas del terrorismo siempre y cuando el gobierno de la Nación deje de aplicar la ley que impide a los terroristas concurrir a las elecciones (cosa que por cierto ya ha hecho de facto), y garantice los derechos humanos en las cárceles, cosa que por lo visto está en tela de juicio para el gobernante regional.

Por si su apoyo a la libertad de las personas y el reconocimiento de las víctimas condicionado al fin de la ley de partidos no fuese suficiente, el gobierno vasco lleva desde 2003 sin cumplir con sus obligaciones económicas con el Estado, al que debe ya 42,7 millones de euros. Y como sin amenazas, el nacionalismo vasco se queda cojo, asegura que como no se desbloqueen las negociaciones sobre el cupo vasco en 48 horas, no apoyarán la financiación sanitaria que propondrá Zapatero en la conferencia de presidentes.

Y mientras tanto, el maltrecho pero nunca muerto proceso de paz, sigue adelante. La Fiscalía ya ha rebajado un tercio la petición de penas a los etarras confesos que están siendo juzgados en la Audiencia Nacional.

¿Cuando ETA vuelva a matar nos dirá el Presidente que el proceso está roto por enésima vez? ¿Y lo continuará como siempre?

1 comentario:

Butzer dijo...

Ibarretxe, vaya personaje. Un presidente que se ha aprovechado hasta la saciedad de la falta de libertad en el País Vasco. Un presidente que intentó marginar con su "Plan" a todos los no nacionalistas en Euskadi. Un presidente que no olvidemos, es responsable de la sensación de impunidad que tienen los terroristas y los que los apoyan. Un presidente que deslegitima las instituciones desde las mismas.