19.6.07

Mentiras de Zapatero

El señor Rodríguez Zapatero ha improvisado una legislatura plagada de mentiras, incumplimientos y errores. Los fallos forman parte de lo que los ciudadanos pueden aceptar por parte de sus gobernantes, pero las mentiras, los incumplimientos y las ocultaciones son cosas que molestan profundamente. En esta legislatura Zapatero ha faltado en repetidas ocasiones a su palabra, lo que ha provocado que no sea considerado una persona de fiar por la oposición, las víctimas del terrorismo, los empresarios, y otros muchos colectivos de ciudadanos realmente descontentos con la enorme fragilidad de la palabra del Presidente del Gobierno de España.

Aunque la relación completa exigiría una revisión casi diaria de las hemerotecas, estos son algunos ejemplos:


  • Dijo que un gobierno presidido por él no tendría ministros que se presentasen de candidatos a Comunidades autónomas. En cuanto gobernó, Montilla, ministro de Industria, se presentó al parlamento catalán y López Aguilar, de Justicia, al canario.


  • Dijo que si ganaba las elecciones, José Bono sería su ministro del interior. En cuanto ganó situó en ese ministerio a Alonso.


  • Dijo que retiraría las tropas de Iraq si la ONU no se hacía cargo de la situación antes del 30 de junio. La ONU se hizo cargo e invitó a todos los países a colaborar con tropas. Zapatero las retiró.


  • Dijo que construiría 180.000 viviendas de protección oficial al año. El recientemente creado Ministerio de la vivienda las transformó en 180.000 "soluciones habitacionales" de entre 25 y 40 metros cuadrados. Después, la cosa quedó en 180.000 "actuaciones" para promocionar la vivienda, entre las que están la distribución de unas zapatillas para buscar piso.


  • Dijo que mantendría la política antiterrorista que se había seguido hasta entonces y que permanecería dentro del Pacto por las libertades y contra el terrorismo. Ya desde la misma firma del pacto lo vulneró reuniéndose con ETA/Batasuna, rompió el consenso con el Partido Popular, y se lanzó de forma solitaria a un proceso de negociación política con los terroristas.


  • Dijo que sería primero la paz y luego la política. La paz no llegó y negoció la política.


  • Dijo que pediría permiso al parlamento para dialogar con ETA, y negoció con los asesinos antes de obtenerlo en conversaciones en Ginebra (Suiza) y Olso (Noruega).


  • Dijo que convocaría a Miguel Sanz, presidente de Navarra, para desmentir el posible pacto sobre la Comunidad Foral. Nunca lo llamó.


  • Dijo que antes de iniciar los contactos convocaría al pacto antiterrorista y que informaría formalmente al Congreso. Días después anunció a los periodistas que iniciaba los contactos sin convocar ningún pacto.


  • Dijo que el Estado de Derecho no estaba en tregua, pero durante ocho meses no hubo detenciones (salvo las que se derivaron de las actuaciones del juez Grande Marlaska, criticado por ello) y miembros de las fuerzas de seguridad dieron un chivatazo a ETA para evitar la detención del aparato de extorsión. Además, se produjo un radical cambio de criterio de la Fiscalía que evitó que Otegi fuese a la cárcel en varias ocasiones y se concedió la prisión atenuada para De Juana Chaos.


  • Dijo que hasta que Batasuna no fuese legal no sería interlocutor válido. El socialista Patxi López se reunió con la organización ilegal poco después para dialogar.


  • Dijo que Batasuna/ETA no podría presentarse a las elecciones y no permitió que los jueces decidiesen la legalidad o ilegalidad de ANV, profundamente sospechosa de ser continuidad de la organización ilegalizada, no instando al Fiscal a hacer las investigaciones pertinentes y por tanto dejando en suspenso de facto la Ley de Partidos.


  • Dijo que el 2007 estaríamos mejor respecto al terrorismo. Al día siguiente ETA asesinaba a dos personas rompiendo el falso alto el fuego que había declarado, y terminando con tres años sin muertos.


  • Dijo que a raíz del atentado se suspendían todos los contactos con ETA. Sin embargo, ahora sabemos que siguieron hablando hasta en la propia campaña electoral.


  • Dijo que volveríamos al corazón de Europa, con el eje París-Berlín, pero no dudó en llamar "fracasada" a la canciller alemana recién elegida. Contribuyó a la campaña de Ségolène Royal al Palacio del Elíseo y ganó Sarkozy, con lo que España se distanció de Europa. Para más inri, Bono llamó "gilipollas integral" a Toni Blair, con lo que las relaciones con Inglaterra tampoco mejoraron mucho.


  • Dijo que respetaría las operaciones empresariales y promocionó la compra de Endesa por parte de Gas Natural. Los dueños de esta última (La Caixa) habían perdonado parte de la deuda que mantenía con ellos el Partido Socialista de Cataluña. Al entrar una compañía alemana en la puja, trataron por todos los medios de impedir que compitiese en igualdad, modificando la legislación y manipulando al órgano regulador. Finalmente promocionaron la compra por parte de una empresa participada por el gobierno italiano, con reuniones de Zapatero con Prodi en Ibiza incluidas. Mientras tanto, Guardia Civil y CNI vigilaban inexplicablemente al Presidente de Endesa.


  • Dijo que haría del Parlamento el centro de la vida política y que sería una legislatura de consenso. Sin embargo, ha vetado que se debatan en el Parlamento todas las propuestas del PP respecto a ETA. Tampoco puede el PP hablar sobre el 11-M ya que el gobierno ha decidido no contestar a sus preguntas.


  • Dijo que quería saber la verdad del 11-M, pero funcionarios del Ministerio del Interior falsificaron unos documentos oficiales de peritos de la policía que relacionaban el 11-M con ETA. Hoy esos funcionarios están pendientes de la apertura del juicio oral donde participarán como imputados.


  • Dijo que sería respetuoso con la actuación de las fuerzas de seguridad, y unos policías detuvieron ilegalmente a dos militantes del PP por una falsa agresión al ministro Bono. Los policías fueron condenados por detención ilegal, falsificación en documento público y coacciones. El comportamiento de la policía, según el juez, había correspondido a complacer al poder político. El delegado del gobierno en Madrid, que había declarado que "había suficientes indicios en la investigación policial" y que "habría detenciones", se vio obligado a dimitir.


  • Dijo que aceptaría el estatuto catalán que llegase del parlamento de Cataluña para desdecirse después, hacerle un sucio remiendo para darle una apariencia constitucional que no consiguió, y terminar pactándolo con Artur Mas. Ahora tiene presentados ocho recursos de inconstitucionalidad y ni al Presidente de la Generalitat en ese momento, Pascual Maragall, le parece ya que fuese oportuna la reforma.


Terminaré con una verdad de quien menos se espera:

Los españoles se merecen un gobierno que no les mienta". Alfredo Pérez Rubalcaba

7 comentarios:

Butzer dijo...

Felicitaciones por tu post. Es una buena recopilacion. Hoy estamos de recopilaciones, eh?jejeje

Carlos García dijo...

Si yo fuese progre te contestaría:

Todo esto que dices es una burda manipulación consecuencia de tanto escuchar a Fedegico y las mentiras compulsivas del PP.
Son imaginaciones propias de una mente guerra-civilista y golpista que solo sabe odiar a la democracia y a Zapatero, además de no reconocer la derrota del 14M.
El PP mintió sobre el 11M y sigue mintiendo, y vosotros los Peperos os lo seguís creyendo.
¡Panda de borregos!


Pero como no lo soy, solo puedo decir: ¡¡Bravísimo!!. Serio y riguroso post, Pache.
Yo también he sido testigo de todo ello sin que ningún "Fedegico" me lo contara. Porque la verdad no se manipula ni con acetona.

Saludos.

Carlos García dijo...

Solo un apunte más:
Que fácil es imitarles ¿Verdad?
¿Porqué será?

Pache dijo...

Es sencillo por lo previsible del argumento: primero niego lo que dices por quién más lo dice (argumentum ad hominem) y después repito dos coletillas fijas para desacreditar.

fernando dijo...

Lo que más me fastidia que las volverá a decir y le votarán. Y lo mismo digo para otros políticos de otros partidos.

Mucha gente vota por tradición. No hay mucho criterio a la hora de elegir la papeleta

Montse dijo...

No puedo dedicarme a revisar uno por uno los casos que expones, pero si puedo hacer alegaciones a tu introducción:

- para estar improvisando una legislatura, Zapatero es listísimo, visto que no le está resultando tan mal como en el caso que citas debiera haber sido,
- hasta en las mentiras hay niveles de valoración relacionados con sus objetivos y sus consecuencias; las suyas me parecen "piadosas" comparadas con las vertidas impunemente por la oposición,
- no puedes meter a todas las víctimas del terrorismo en el mismo saco; muchas de ellas han preferido el trabajo en el anonimato al estrellato de la mano del PP,
- no dudo de que a muchos empresarios les pintaría mejor con un gobierno conservador.

Aunque no comparto tu teoría, preferiría en cualquier caso su "fragilidad de palabra" que aquella del "ordeno y mando" en tiempos de Aznar.

Pache dijo...

Yo sí creo que le está resultando mal. Los nacionalistas cada vez le exigen más, ha aprobado un Estatuto de Cataluña probablemente inconstitucional y profundamente insolidario, se ha lanzado a un proceso de negociación con terroristas sin contar con la mitad de España, abriendo una fisura muy importante en la sociedad. Ha echado la vista atrás en lugar de mirar al futuro para criticar la transición y devolver a los españoles a la Guerra Civil que tanto añora, España ha perdido poder y posición en el mundo por la errática política exterior del gobierno de ZP, con insultos a líderes mundiales incluídos. Se ha arrimado a los regímenes más autoritarios del mundo, alejándose de las democracias (Cuba, Venezuela, Bolivia, en lugar de Estados Unidos, Inglaterra, Alemania), etc, etc, etc.

Se salva la economía en la que no se ha metido demasiado (OPAs aparte), con lo que el motor que puso Rodrigo Rato sigue funcionando.

Te parecerán piadosas las mentiras de Zapatero, pero yo no quiero que mi Presidente del Gobierno me mienta. La izquierda tiene una asombrosa facilidad para aceptar todos los desmanes de sus gobernantes si se dicen también de izquierdas.

No es malo tener posturas diferentes si ambos podemos expresarlas con libertad, cosa que no siempre pasa en España, pero efectivamente, yo prefiero un Presidente firme, con ideas claras y un programa de gobierno para mejorar el país que un Presidente por accidente, sin palabra, sin criterio, débil y mentiroso.