28.8.09

No acatar la sentecia del TC sobre el Estatut

Hace tiempo cité a Alexander Hamilton, constitucionalista de Estados Unidos, y uno de los redactores de su vigente Carta Magna para explicar por qué el Estatuto de Cataluña debía ajustarse escrupulosamente a la Constitución Española. Hoy, leyendo las declaraciones de la portavoz adjunta del PSC, Carme Figueras, tengo que volver a referirme a él, todavía asombrado de la absoluta ignorancia o peor, de la más grave falta de escrúpulos de quien ha sugerido que el Tribunal Constitucional no pueda dejar sin efecto una ley inconstitucional en el caso de que haya sido aprobada en referendum.

Ningún acto legislativo contrario a la Constitución puede ser válido. Negar esto equivaldría a afirmar que el mandatario es superior al mandante, que el servidor es más que su amo, que los representantes de los pueblo son superiores al pueblo mismo y que los hombres que obran en virtud de determinados poderes pueden hacer no sólo lo que éstos no permiten, sino incluso lo que prohíben." Alexander Hamilton.

Parece mentira que una persona con responsabilidades en una administración del estado pueda sugerir que se incumpla la norma sobre la que se apoya todo nuestro sistema legislativo de una manera tan displicente sin que se monte al menos un importante revuelo a su alrededor.

Una anulación del artículo sobre la obligatoriedad de conocer el catalán para los residentes en Cataluña sería, para Figueras, "inaceptable e ilegítimo"

La referencia a la soberanía popular (vía referendum) para aludir a la legitimidad de una norma frente a la Consitutción es torticera y falaz. En primer lugar porque la participación en el referedum del estatut no llegó a la mitad de los electores. Y en segundo lugar porque se intenta contradecir una norma aprobada por todos los españoles con una norma aprobada únicamente en una comunidad autónoma.

El procedimiento es muy sencillo. Los Estatutos de Autonomía deben ajustarse a la Carta Magna. El artículo 153.a de la CE establece que el Tribunal Constitucional es el encargado de llevar el control "relativo a la constitucionalidad de sus disposiciones normativas con fuerza de Ley". Luego, si una parte del Estatut es inconstitucional, hay que corregirlo. Pero si se quiere llevar a cabo de todas maneras, puede modificarse la Constitución para que el texto original encaje correctamente. Lo que sucede es que la reforma constitucional debe aprobarse en las Cortes como tal y en un referendum nacional si así lo solicitasen una décima parte de los miembros del congreso o el senado (Título X) , cosa que los nacionalistas catalanes (incluídos el PSC) quieren evitar a toda costa.

Finalmente, y respecto a la obligatoriedad de conocer el catalán para vivir en Cataluña, no haré más valoraciones que la pulcra comparación de normas legales:

El catalán es la lengua oficial de Cataluña. También lo es el castellano, que es la lengua oficial del Estado español. Todas las personas tienen derecho a utilizar las dos lenguas oficiales y los ciudadanos de Cataluña el derecho y el deber de conocerlas. Los poderes públicos de Cataluña deben establecer las medidas necesarias para facilitar el ejercicio de estos derechos y el cumplimiento de este deber. De acuerdo con lo dispuesto en el artículo 32, no puede haber discriminación por el uso de una u otra lengua." Estatuto de Cataluña. Artículo 6.2.
Todos los españoles tienen los mismos derechos y obligaciones en cualquier parte del territorio del Estado. Constitución Española. Artículo 139.1

No me puedo resistir a hacer una conclusión lógica: Si todos los españoles tenemos las mismas obligaciones en cualquier parte del territorio del Estado y los ciudadanos de Cataluña tienen la obligación de conocer el catalán, la única conclusión es que todos los ciudadanos españoles tenemos la obligación de conocer el catalán.

No sé para que doy ideas.

No hay comentarios: