25.5.11

22M. Resultados, falacias y soluciones.

El resultado electoral del domingo ha certificado el hundimiento del PSOE en toda España y la confianza que tienen los ciudadanos en el Partido Popular en momentos de crisis para solucionar, al menos, los problemas de la economía. Los partidos políticos y los comentaristas han analizado estos resultados, destacando la visión de quien defiende que los votantes ha castigado el giro a la derecha del PSOE.

Si fuera cierto que una parte del electorado socialista ha castigado las últimas medidas de Zapatero por ser, supuestamente, de derechas, podrían haber basado en una serie de premisas falsas:
  • A ZP se le apareció una crisis que nadie esperaba y el pobre lidió con ella lo mejor que pudo. Falso porque hubo muchas personas e instituciones que le advirtieron del drama que se le venía encima mientras él lo negaba y criticaba a quienes insistían.
  • Zapatero hizo lo mejor que se podía hacer hasta que la situación fue insostenible. Falso. Una vez aceptó la crisis, tarde, en lugar de contener el gasto y fomentar la austeridad en las administraciones, se lanzó a una espiral de gasto público y subida de los impuestos en una huída hacia delante que pagaremos durante muchos años.
  • Las políticas de izquierdas pueden sacarnos de la crisis. Falso. Esta crisis ha desvelado la cara más ineficaz del socialismo. "El socialismo fracasa cuando se les acaba el dinero de los demás", dijo acertadamente Margaret Thatcher. Mientras pudo gastar el dinero que había dejado el gobierno de Aznar en las saneadas cuentas públicas, las reservas de oro y el dinero que nos prestaban a un interés cada vez más alto, pretendió dar la impresión de que tenía la situación controlada. Y no era cierto.
  • Esta crisis la ha provocado el capitalismo, luego hay que cambiar el sistema. Falso. El capitalismo ha llevado a la humanidad a la mayor cota de prosperidad que haya conseguido en su historia. Las políticas de libertad en el mercado han generado empleo y riqueza allá donde han permitido su implantación. Solo la ineficacia de los organismos reguladores, la perversión del sistema por los gobiernos y el sostenimiento artificial de empresas ineficaces nos han llevado a esta situación.
  • Zapatero había conseguido hasta ahora mantener los derechos sociales. Falso. El primer derecho social de los ciudadanos es disponer de un trabajo (y no de un subsidio) para poder organizar su vida como mejor les parezca. La destrucción de empleo tiene muchos padres, pero el principal es el de un presidente del gobierno que ha puesto zancadillas a las pequeñas y medianas empresas de España, que suponen un 80% del tejido productivo del país, dificultándoles la contratación, restringiéndoles los horarios, aumentándoles los impuestos y en definitiva, entrometiéndose en el ejercicio de su libertad de empresa.
  • Zapatero ha decidido dar un giro a la derecha. Falso. Zapatero no ha tenido más remedio que hacer en España lo que le han mandado desde Estados Unidos y la Unión Europea, certificando que la española es una economía intervenida de facto. Es otro de los dramas de la situación: Zapatero, ni siquiera ahora parece darse cuenta de cuál es el rumbo que debe tomar y solo ejecuta instrucciones de forma automática y a regañadientes.
Lo que realmente ha sucedido es que los ciudadanos han reconocido en los gobiernos socialistas a los verdaderos culpables de la situación económica y social del país, y han decidido que necesitamos soluciones y no más problemas.

Lo que realmente ha sucedido es que el ciudadano medio se ha cansado de la falacia de que los obreros deben votar al PSOE y que sólo los ricos y los empresarios deberían votar al PP. Saben que las políticas del PSOE han dado como resultado que hay cinco millones de personas sin empleo y que uno de cada dos jóvenes que quiere trabajar, no puede. Y eso no es muy obrero.

Lo que en definitiva ha sucedido, citando al inefable Rubalcaba, es que España se merece un gobierno que no les mienta.

1 comentario:

Hatshepsut dijo...

Gran análisis!!!